domingo, junio 26, 2005

Ciudades de EU: la diferencia esta en el proceso

Jaime Villasana Dávila, 26 de junio 2005

Si bien la política exterior de Estados Unidos (EU) deja mucho que desear, a nivel local tenemos mucho que aprenderles…aunque nos duela. Y en realidad sus ciudades y comunidades no están construidas bajo principios o procesos exclusivos de administración u operación, dado que estos son aplicados por muchas ciudades en el mundo, sino que saben y reconocen que con la casa grande (ciudad) no se juega. Muy distinto a lo que acontece en México.

En nuestras ciudades es común encontrar esfuerzos y acciones prácticamente tirados a la basura para simplemente después volver a construir exactamente lo mismo. Actuamos como si los recursos económicos, materiales y humanos sobraran. Un ejemplo de lo anterior es Puebla de Zaragoza.

En esa hermosísima ciudad, atiborrada también de retos de toda índole, han realizado ¡dos! planes importantes para definir el futuro de largo plazo. Los planes Puebla 2020 y 2031 se encuentran prácticamente abandonados por cuestiones partidistas y egoístas. Siempre se argumenta que la decisión no era la mejor, dando al traste con una gran inversión en recursos de todo tipo, siendo el desperdicio más grave el tiempo y tiempo es lo que menos tienen muchas de las ciudades mexicanas para poder sobrevivir.

Pero la base de todos estos malos resultados proviene desde mucho antes de la realización de planes, obras y servicios; del proceso de toma decisiones, base de todo buen rumbo para una comunidad. Se podrá tener todo el dinero y el recurso natural y humano que se quiera, pero si el proceso de decisión no es el adecuado, de nada o poco servirá todo ese recurso.

En México a nivel local (y casi en todos los niveles) el proceso de toma de decisiones colectivo se encuentra monopolizado por los partidos políticos. Esto se traduce en una mala interpretación de la democracia y en resultados impugnados por doquier, y a pesar de que hoy nos encontramos tremendamente desilusionados de los partidos, seguimos pensando que ellos son los únicos entes capaces de tomar las decisiones colectivas.

Para contrastar procesos de toma de decisiones analicemos lo sucedido en Cedar Rapids, Iowa, EU; una ciudad de 120,758 habitantes y la segunda en importancia de ese Estado.

Desde 1908 Cedar Rapids era gobernada por cinco comisionados, es decir bajo la forma de gobierno de Comisión, donde se eligen personas (comisionados) que sirven como responsables de áreas o departamentos específicos y reunidos se convierten en un cuerpo legislativo de gobierno. Tienen Alcalde, pero es una figura débil. Algunos ciudadanos querían un cambio.

Recordemos que a nivel local en EU existen cinco formas de gobierno: Concejo-Alcalde (caso México), Concejo-Gerente (City Manager), Comisión, Asamblea y Asamblea Representativa. Las ciudades o comunidades pueden adoptar la que mejor les convenga siempre y cuando se respeten algunos principios básicos, como la consulta directa a la ciudadanía (referéndum, plebiscito, etc), herramientas existentes en México pero que a los políticos les causa recelo porque se sienten dueños del poder y de la toma de decisiones.  

Pero volvamos a Cedar Rapids y su dilema. Algunos habitantes de la ciudad pensaban que el gobierno de Comisión se había agotado y por lo tanto no era el indicado para enfrentar los retos del futuro. De este modo, ciudadanos empujaron por el cambio y el primer paso a dar sería realizar la petición al Concejo de la Ciudad (Ayuntamiento) para conformar una Comisión especial responsable de revisar el acta de la ciudad (Constitución) y de recomendar una forma distinta de gobierno.

Elegidos por el Concejo de la Ciudad, la Comisión estaba conformada por varios líderes de vecindarios, un corredor de bienes raíces, un proveedor de servicios, el gerente de una compañía, un líder sindical, un sacerdote o ministro, un ex – Alcalde, un abogado, un ejecutivo de empresa retirado y un periodista ¡no había ningún representante de partido político o regidor!

Algunas de las organizaciones y personalidades que pugnaban también por un cambio eran Ciudadanos por un Mejor Cedar Rapids, una coalición de Cámaras de Comercio, líderes sindicales y el ex – Alcalde Lee Clancey, quién gobernó de 1996 al 2002. En el bando contrario estaba Don Cannes, ex –Alcalde que gobernó de 1969 a 1992, sí leyeron bien: de 1969 a 1992. Cuando las instituciones son más grandes que los hombres, no causa temor que una persona ostente el poder durante largo tiempo si éste se encuentra haciendo un buen papel.

Dentro del proceso de toma de decisión, la forma de gobierno que comenzaba a despuntar era la del Concejo-Gerente (City Manager) y es que otras ciudades de Iowa, que habían optado por esta en diferentes momentos, estaban teniendo buenos resultados.

Una semana antes del día de la elección, el periódico Cedar Rapids Gazette, uno de los más importantes, hizo un pronunciamiento a favor de la forma de gobierno Concejo-Gerente (City Manager) señalando “Una administración profesional de la ciudad haría del gobierno de Cedar Rapids un gobierno más visionario y mejor equipado para llevar a buen puerto las prioridades de la comunidad”. Vale la pena mencionar que en EU es común que los medios de comunicación se pronuncien a favor de tal o cual opción, sin que ello signifique que estén coludidos. Ellos también son sociedad y les afectarán las decisiones que se tomen.

Finalmente, el pasado 14 de Junio se llevo a cabo la elección, resultando triunfante con un 68.8% de la votación la forma de gobierno Concejo-Gerente (City Manager). Una vez que los nuevos concejales (Regidores) sean electos en noviembre próximo, estos seleccionaran en enero al primer City Manager de Cedar Rapids.

Amables lectores, lo importante de este relato no es el resultado sino como llegaron a él a través de un proceso de toma de decisiones reconocido por todos. He aquí la lección por aprender.

Glosa: Nadie conoce mejor al Ayuntamiento de Saltillo que Ismael Ramos luego de 21 años de trabajar en él. Cierto, el nuevo Alcalde es técnico, pero no desconoce lo político. Resalto lo dicho por el mismo: “al término de mi mandato pienso seguir trabajando en el Ayuntamiento en el área que sea”. Esto se llama vivir para algo y por algo. Enhorabuena Ismael y mucha suerte.

domingo, junio 05, 2005

Las simulaciones al 107

El artículo 107 de la Ley Electoral de Coahuila es muy claro en lo relativo a todos aquellos coahuilenses que deseen obtener una postulación a un cargo de elección popular: No pueden hacer propaganda y publicidad hasta las fechas señaladas por la misma ley.

Como cualquier otra ley, su redacción requiere ser interpretada por las autoridades correspondientes y su sentencia respetada, pero ¿Las autoridades del Instituto Electoral se atreverán a interpretar la ley y a aplicarla, independientemente de que una autoridad superior (Como el “TRIFE”) potencialmente pudiera echar para abajo dicha interpretación?

Para recordar lo señalado por el artículo 107 leamos el texto principal que hace alusión a la prohibición de hacer propaganda y publicidad personal: ”…Los ciudadanos que por sí, o a través de partidos políticos o terceros, realicen actividades propagandísticas y publicitarias, con objeto de promover su imagen personal, de manera pública y con el inequívoco propósito de obtener la postulación a un cargo de elección popular, se ajustarán a los plazos y disposiciones establecidos en esta ley…”.  

Las palabras claves en el texto son “inequívoco propósito” y dada la guerra de mercadotecnia que sostienen los precandidatos del PRI a gobernador, aunada a las declaraciones realizadas en la materia por todos ellos, pues nos resulta inequívoco pensar que todos pretenden obtener la candidatura de ese partido. Pero ¿Está mal la ley o la actuación de los precandidatos?

A nadie en lo particular puede achacársele la redacción del 107 dado que todos los partidos políticos participaron en su diseño. Habiendo el tiempo suficiente para reformarlo, decidieron ignorarlo pensando ingenuamente que sería respetado.

Pero los legisladores coahuilenses olvidaron que el nuevo método para obtener una candidatura ha evolucionado y ya no es como antes: en la actualidad cualquier aspirante a un cargo de elección popular no puede quedarse parado, esperando el dedazo del Presidente o Gobernador. Hoy los tiempos son otros y las campañas de posicionamiento personal deben iniciar desde años atrás, incluso la trayectoria misma del político, empresario o funcionario público, se va convirtiendo en una campaña.

La ley electoral coahuilense sin duda fue innovadora cuando fue expedida por los elementos que aportaba, entre ellos la reducción de tiempos de campaña (un clamor que los coahuilenses ya vimos atendidos, nos falta únicamente lo referente a las elecciones federales) y la regulación de precampañas.

Pero como cualquier invento del hombre también tenía sus fallas, siendo quizás las dos mas graves la disposición de no permitir las transferencias de recursos económicos de las sedes nacionales partidistas y la disposición que impide a los ciudadanos hacer publico su deseo de aspirar a un cargo de elección popular (artículo 107).

La primer falla fue atendida y enmendada en su momento, incluso el Tribunal Federal Electoral hubo de intervenir. La segunda la estamos viviendo en estos momentos, y así seguirá por lo menos hasta que no sea eliminado o modificado el artículo correspondiente, posiblemente en el primer periodo ordinario de sesiones de la nueva legislatura (2006).

Las sociedades tienden a evolucionar y por lo tanto las leyes deben sufrir de ajustes, y nuevamente de más ajustes, para adecuarse a las nuevas realidades. Con la redacción del 107 el Congreso fue severamente radical y generó lo por todos temido: que sea el dinero, más que la trayectoria personal, la responsable de crear una “imagen y trayectoria simulada” en tan solo un breve periodo de precampaña. El 107 fue un grave error y debe reconocerse.

La experiencia ahora nos señala que no se debe (y  no se puede) detener la ambición de aspirar a un cargo de elección popular, pero si puede regularse (esa ambición) bajo reglas claras, concisas y con sanciones fuertes para quien no respete dichas disposiciones.

Y ahora ¿Qué debe hacer el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC)? Por lo pronto se encuentra en una encrucijada que debe resolver. Retado por los precandidatos y exigido por algunos sectores, tendrá que decidir por alguna de las dos opciones existentes: aplicar la ley o dejar pasar las hechos como si nada hubiera pasado (de hecho ya lo esta haciendo).

El 107 le indica claramente al IEPC que “…El incumplimiento a esta norma dará motivo a que el Instituto, a través de sus órganos competentes y en la oportunidad correspondiente, les niegue el registro como candidato”.  

Si el IEPC aplica la ley entonces sus bonos subirían a niveles de un órgano institucionalmente consolidado y maduro (IFE, Banxico, CNDH), dejando un precedente positivo para las futuras contiendas electorales. Si decide hacerse de la vista gorda entonces será como todos los demás institutos electorales estatales: organismos limitados y mediocres cuyas actuaciones siempre son revisadas por el “TRIFE”.

El IEPC no debe preocuparse del todo. Finalmente si aplica el 107 no dejaría al PRI sin candidatos a gobernador. El ex –alcalde de Saltillo, Miguel Arizpe Jiménez, quizás pudiera salir exonerado si el IEPC realiza una investigación sobre las violaciones a la ley electoral. Contrario a sus contrincantes de partido, el ex –alcalde ha jugado un rol secundario, sabiendo que su trabajo como dirigente estatal del PRI le ayudó a posicionar su nombre lo suficiente como para ser identificado entre las bases priístas.

Como sea que se concluya este capítulo de simulaciones, y en medio de una guerra de propaganda electoral, los coahuilenses seguimos sin percatarnos de que el camino de la simulación no es necesariamente la que nos conducirá hacia una democracia estatal consolidada. Hasta ahora seguimos siendo un Estado más; con vicios políticos añejos y dañinos.

Glosa: Los temas escogidos por el ex –Secretario de Gobierno (Eliminar la discriminación, proteger la intimidad familiar y transparencia de los políticos) me parecen añejos y de poco sentido para los Coahuilenses. Si bien es cierto que hay mejoras pendientes por hacerse en esos rubros, no se está partiendo de cero como lo pretende hacer creer el presidente de Decisión Coahuilense. Me pregunto porque no eligió temas como el desempleo, la migración a Coahuila y la mejora de la educación.  Estos sí son problemas preocupantes.

http://localeando.tripod.com

¿Inicias en gravel? En invierno abrígate bien, no menosprecies al frío

El ciclismo es un deporte que se puede disfrutar en cualquier época del año. Sí, también en invierno aún con nieve, lluvia o frío algo extre...