jueves, mayo 31, 2012

Diferencias del 2006 a 2012


Artículo Localeando, 31 de Mayo de 2012,
Jaime Villasana Dávila.

Si la elección del 2006 fue muy polarizante entre dos visiones opuestas de país representadas por dos actores políticos, en 2012 la polarización la protagonizan políticos (y algunos poderes fácticos) versus ciudadanía (liderada a última hora por estudiantes).

En 2006 ni Televisa, ni sindicatos, ni Elba Esther, ni Deschamps, entre otros, estuvieron al centro del debate. Tampoco lo estuvo la clase política con todo lo que le rodea; salarios ofensivos, corruptelas, cacicazgos, compadrazgos. El sistema político inoperante que poseemos igualmente no ocupó grandes espacios.

Seis años atrás ni siquiera pintó el PRI. Sus famosas camisas rojas fueron más un color decorativo que una actitud. O eras azul o eras amarillo. Los gobernadores priístas estaban confundidos, desorientados. Al final unos apoyaron a FCH a cambio de algo y otros simplemente se resignaron a la derrota de su partido.

Los intelectuales  estuvieron marcadamente divididos apoyando a sus candidatos de manera abierta o sutil. Y que decir de la IP y su campaña contra AMLO y el “peligro para México”. Como olvidar a Fox.

La polarización se acentúo aún más durante el conflicto postelectoral. Blogs y grupos virtuales (Facebook y Twitter aún no se asomaban) ardían con posturas tan radicales como dividir al país tal cual había quedado pintado un norte azul y un sur amarillo.

Resultado electoral por estado en 2006.
Una división difícil de repetirse en 2012
Pero el 2012 afortunadamente es distinto; políticos versus ciudadanos. Ahora se votará por el menos peor, no tanto porque representen una visión diferente. Se votará por quien abandere más causas ciudadanas que ideológicas.

AMLO ya no polariza tanto pues ya se sabe como es, además su postura es menos radical. Los ciudadanos dirigen su malestar contra Televisa y sus aliados, contra sindicatos, monopolios, contra esos poderes fácticos tan fuertes como nunca.

Hoy el ciudadano se dirige contra el Estado mexicano como un todo y aquí caben desde el Poder Judicial hasta gobiernos municipales. La guerra contra el narco de Calderón, no contra su personalidad (caso Fox).  

Hoy los intelectuales están unidos, hacen preguntas conjuntas y los candidatos las responden. El Movimiento por la Paz de Javier Sicilia es un agradable actor en esta elección que es capaz de reunir a los cuatro candidatos para tundirles duro.

La mejor sorpresa en 2012 es sin duda el nuevo movimiento estudiantil. Ellos forzaron cambios en las campañas y posturas de candidatos que nadie había podido sacarles.

Es pues el 2012 diferente y mejor al 2006. Ojalá el próximo sexenio lo sea también.

Glosa: En Coahuila Javier Villarreal ni siquiera ha sido sancionado administrativamente por el gobierno de Rubén Moreira y ya pasaron seis meses desde su toma de protesta. Que descaro.

No hay comentarios:

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020 Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitám...