jueves, septiembre 01, 2016

Visita de Trump a México, error tras error

1 de septiembre de 2016

Jaime Villasana Dávila

Vaya desastre. Así es como califico la visita del candidato Donald Trump a México y su reunión con EPN. En seguida enlisto los errores, que desde mi punto de vista, fueron cometidos por EPN y sus asesores.

Adelante, el escenario es todo suyo. 
1. En primer lugar EPN no debió haber lanzado la invitación a ambos candidatos. Una iniciativa de visita a México debe provenir siempre de un candidato, quien es el interesado en verse ante las cámaras como un hombre o mujer capaz de manejar tales escenarios. Anoche en el noticiero de Televisa EPN señaló “no estoy dispuesto a quedarme cruzado de brazos. Por eso la decisión que tomé” de invitar a ambos. Quizá sea justificable el hecho de que un Presidente debe entablar diálogo con quien sea, pero hay momentos y formas de promoverlo y luego hacerlo.

2. Una vez lanzada la invitación, EPN no debió precipitar su encuentro con Trump. Debió maniobrar para que Hillary viniese primero quien es la de mayores posibilidades de salir triunfadora en noviembre. Debió retrasar su encuentro con Trump con excusas como prepararse para su informe de gobierno o de su viaje China y, esperando como señalé, a que Hillay diera señales de visitar primero al país ¿acaso EPN no tenía nada que hacer ayer previo a que Trump le confirmase su visita?

3. El discurso de EPN fue firme pero no lo suficiente. Le faltó más fuerza y contundencia. Debio insinuar, al menos, que una disculpa a los mexicanos por los agravios de Trump le haría mucho bien a su relación con los mexicanos de aquí y de allá. A toro pasado, en el noticiero nocturno de Televisa, declaró “le hice saber al candidato que el pueblo de México se había sentido indignado y agraviado” y por la tarde por Twitter dijo que México no pagará por el muro ¿porqué no dijo eso tal cual en su discurso junto a Trump?.

4. La rueda de prensa fue una catástrofe. EPN nunca tuvo el control de la misma. Siempre la tuvo Trump ¡que ni siquiera es Jefe de Estado y no está en su casa!. Fue Trump quien concedió la palabra o preguntas de reporteros. La prensa mexicana no tuvo ni siquiera oportunidad de hacer una pregunta, además de que los sentaron en segundas y terceras filas.

5. Sobre la misma rueda de prensa; error hacerla donde se hizo, lugar demasiado formal para un candidato que ha denostado a México. Debió hacerse en las escalinatas de Los Pinos o estilo banquetera. Trump no merecía más.

6.  Si EPN quería convertir la visita de Trump en oportunidad para mejorar su imagen, el resultado ha sido opuesto. La inmensa mayoría de analistas y especialistas definen la visita como un grave error. Ya ni menciono las redes sociales. Fue un movimiento innecesario que ratificó el pésimo momento de EPN y que, peor aún, hizo quedar mal a México.

7.  Ahora la relación con Hillary (y los demócratas) se encuentra tensa. Será difícil que quiera venir a México para reunirse con un Presidente con graves problemas en su imagen y que, a estas alturas, le generaría más negativos que positivos.

Presidente, no es así como va a mejorar el rumbo de su mandato. Su arriesgada y precipitada apuesta no le resultó. Usted sabe cuál es el camino, iniciando por combatir realmente la impunidad y corrupción.  

No hay comentarios:

Una semana trabajando todos desde casa; unos ganan otros pierden

Tokio, Japón. – Han pasado ocho días desde que el Primer Ministro Japonés solicitó a todas las escuelas primarias, secundarias y preparato...