sábado, julio 03, 2004

Moreira vs Anaya: desgaste inútil


Artículo Localeando, El Diario de Coahuila, 3 de julio 2004

Semanas atrás se desato una polémica entre los Alcaldes de Saltillo y Torreón en el sentido de pregonar cual de las dos administraciones ha invertido más en obra publica. Con sus respectivas cifras, cada Alcalde pretendía convencer a un electorado, que aun permanece dormido, de que su respectiva administración tenia un mejor desempeño en este rubro. En el fondo un intento loable y muy necesario; en la forma un desgaste inútil.

Como sabemos, al final el mini-debate terminó en nada, y era de esperarse, debido a que, primero, ni uno ni otro bando confiaba en las cifras ofrecidas por el contrincante y segundo, la desconfianza provenía de cifras que no eran comparables dada la composición conceptual de la obra publica en cada municipio. Es decir, para Saltillo “obra publica” involucra ciertas inversiones y gastos y para Torreón involucra eliminar o agregar ciertos conceptos en dichas inversiones y gastos.

Alcaldes y tesoreros de cada municipio alegaban o descalificaban a su contrincante señalando, entre otras cosas, que la composición de los presupuestos no es igual. Y tienen razón, pero las diferencias presupuestales no representan un impedimento definitivo para compararse debidamente. Una vez más, los coahuilenses nos quedamos con las ganas de saber la verdad.

A lo largo de los años cada municipio del país ha ido conformando su presupuesto dentro de un marco que establece cada Constitución estatal. Algunos han utilizados todas las herramientas financieras disponibles a su alcance para incrementar sus recaudaciones, mientras que otros han preferido no meterse en problemas con los habitantes, lo que es una actitud comodina.

Así entonces, tenemos que Torreón tiene un impuesto que se llama Derecho de Alumbrado Publico, impuesto que Saltillo no tiene. Torreón decidió concesionar el servicio de recolección de basura, Saltillo no. ¿Son buenas o malas estas decisiones? Los números lo dirán.

A pesar de las diferencias presupuestales hay ciertos promedios que ayudan para darse una idea general de cómo andan las finanzas en un municipio. Uno de estos es que por cada mil habitantes se tiene de presupuesto un millón de pesos. Es decir, si un municipio tiene 200 mil habitantes es muy probable que su presupuesto esté rondando los 200 millones de pesos.

Sin embargo, este es el promedio. Existen municipios que tienen o un mayor presupuesto con relación a su numero de habitantes o viceversa. Un ejemplo claro lo es Ramos Arizpe, municipio que tiene, aproximadamente, una relación de 2 a 1 en su presupuesto con respecto a sus habitantes. Una de las razones; posee un sector industrial que paga altos prediales. Así entonces, el promedio utilizado no es suficiente para comparar porque se cometería una injusticia, pero si ofrece indicios.

Para que una comparación pueda darse, cada rubro presupuestal (obra publica, nómina, seguridad publica, entre otros) tiene que componerse de los mismos conceptos.  Y he aquí entonces el problema: cada municipio del país prácticamente integra los rubros como mejor se le acomoda, haciendo que sea complejo comparar no solo desempeños financieros, sino también desempeños administrativos y operativos.

Pero el problema no termina aquí. Cada Estado del país presenta un sistema contable diferente lo que hace que tampoco sea confiable y fácil el comparar a la primera desempeños estatales. Siendo así, los mexicanos tenemos que conformarnos con las cifras que cada gobierno ofrece, mismas que en algunas ocasiones carecen de sustento.

Tenemos entonces un grave problema contable que, afortunadamente, esta siendo al menos abordado dentro de la Convención Nacional Hacendaria, aunque no se sabe sí al final habra éxito. Pero el que haya o no-éxito, no significa que se va a detener el mundo de las comparaciones.

Algunos organismos y Estados están ya trabajando de lleno para hacer comparables los desempeños gubernamentales, es decir, comparar bajo las mismas reglas y bajo la misma escala de medición. La AMMAC (Asociación de Municipios de México) y el Estado de Campeche, son algunos de estos.

El primero desarrolló en 2001 el Sistema de Indicadores de Desempeño (SINDES), herramienta que mide nueve áreas del gobierno municipal (finanzas, seguridad publica, parques y jardines, alumbrado, etcétera) a través de 50 indicadores. En este programa participan alrededor de 20 municipios de diferentes Estados del país. El participar les permite compararse con respecto a otros gobiernos y conocer las acciones que están desarrollando para hacer igual o mejor el trabajo.

El otro ejemplo es el Sistema de Indicadores de Medición al Desempeño Gubernamental  (SIMDEG), desarrollado en el Estado de Campeche y donde incluso ya se reconoce el esfuerzo que realizan las administraciones municipales para mejorar su desempeño, a través de la Ley Constitutiva del Reconocimiento de la Gestión Gubernamental.

El SIMDEG es un esfuerzo que fue llevado a cabo por la Auditoria Superior del Estado de Campeche en colaboración con el Congreso del Estado. Este sistema de medición mide siete áreas: administración tributaria, gestión presupuestal, administración de efectivo, administración de pasivo, desempeño administrativo, servicios públicos y obra publica.

Los beneficios de ambas herramientas son diversos y palpables pero resalto los siguientes: a) mismas reglas para todos los municipios; b) mismos parámetros de medición, lo que evita las subjetividades en los datos y c) información publica que ayuda a los habitantes a conocer con veracidad el desempeño de su gobierno.

Si queremos hacer comparativos entre los municipios de Coahuila para conocer desempeños tenemos que forzosamente diseñar un mecanismo o una herramienta que armonice los conceptos que se van a medir. Así que señores diputados coahuilenses tienen en Campeche una herramienta digna de ser copiada.

Pero mientras el Congreso de Coahuila decide o no trabajar en la materia, no estaría mal que los gobiernos locales de Torreón y Saltillo participaran en el SINDES. Así podrían estar discutiendo sobre bases firmes quien es mejor en qué y no estar debatiendo sobre números incomparables. Si hay auténtica voluntad de querer compararse, pronto tendremos noticias.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...