jueves, junio 26, 2008

Ocho años después

Artículo Localeando, 26 de Junio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

Dejé Saltillo a finales de 2000 para iniciar un recorrido que me ha tomado casi ocho años. Me fue más fácil partir que ahora regresar. Como a cualquier otro le pasa, hubo luchas constantes entre el deseo humano de “explorar” versus “regresar”.

Desde entonces muchas cosas han ocurrido en la capital del sarape; ha crecido en casi un 50% en los aspectos poblacional y urbano. En lo personal me sabía la ubicación de muchísimas colonias saltillenses. Hoy me cuesta recordarlas y ya ni hablar de las innumerables que se han creado.

En aquel año, como hoy en día, el PRI gobernaba la ciudad y el estado. Me parece ahora está más fuerte que nunca debido en parte a la división del PAN (esto si no cambia). La UDC sigue, igualmente, sin despegar. El balance político continúa siendo mínimo y parece que a los coahuilenses nos gusta que así sea. Mantengo mis dudas.

En todo este tiempo tampoco me mantuve desconectado. Trataba de informarme leyendo por Internet (bendito seas) los periódicos saltillenses. Además debía hacerlo si quería escribir en esta columna sobre el acontecer local. Las visitas ocasionales también me ayudaban a no perder contacto físico.

Para “acercarme” un poco más a Saltillo escuché con frecuencia la XESJ y la 1330 por Internet, más durante los dos años que estuve por Tokio y Bilbao. El traslado a Washington DC me acercó y con ello las visitas se hicieron más frecuentes debido al trabajo. Pero tampoco eso era lo mismo a radicar en la ciudad.

Muchas cosas aprendí en lo personal y en lo profesional en este recorrido ¿aun no terminado?. Gané amigos y una esposa. También me permitió reafirmarme que sí podemos tener mejores condiciones sociales, políticas y urbanas en Saltillo y en Coahuila si todos nos comprometemos más. Japón, España y EUA así me lo ilustraron.

Así pues, luego de ocho años regreso el 2 de julio a mi siempre entrañable Saltillo para radicar por seis meses, quizás más tiempo. Será emocionante re-vivirlo, re-sentirlo en corto para descubrir detalles de sus cambios, a pesar de que mis conocidos siempre me dicen que “no hay nada nuevo”.

Pero lo más importante será el convivir con la familia, amigos, gente y disfrutar de esos atardeceres que créanme, no tienen comparación en el mundo.

Glosa; Enhorabuena para el ICAI y el gobierno estatal por haber impulsado y logrado la reforma a la ley de transparencia. Ya tiene “dientes”, ahora a usarlos contra quien no cumpla la ley.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...