jueves, septiembre 25, 2008

En Richmond

Artículo Localeando, 25 de Septiembre de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

Mi viaje a Richmond (Virginia) ha sido más interesante de lo que esperaba. En un principio mi atención se enfocaba en atender la 94 Conferencia Anual de ICMA (la Asociación Internacional de Administradores Municipales y/o City Managers) que, como cada año, ofrece ideas nuevas sobre cómo construir un gobierno de resultados, eficiente y efectivo para con la sociedad.

Este año por cierto, para quienes somos parte de la numerosa familia de ICMA (www.icma.org), es importante porque celebramos el 100 aniversario del primer City Manager nombrado por un Cabildo para administrar los destinos de una comunidad. Ocurrió en Staunton, Virginia, y su nombre era Charles Ashburner. Este hecho modificó la administración pública local en múltiples países, incluidos Chile, Canadá, Australia y hasta México.

Pero además de escuchar conceptos como “el Efecto Medici” o “Alto Desempeño en Gobierno” o descubrir la existencia de nuevos cargos dentro de los gobiernos locales como Director de Energía, Director de Reciclaje, entre otros, vine a comprender dos cosas; a) que varios gobiernos locales mexicanos van realizando acciones que marcarán huella en la administración pública mexicana y b) la tremenda crisis financiera que ocurre ahora mismo en este país.

En esta conferencia anual se reconocieron por primera vez a 14 municipios mexicanos que han realizado un trabajo sobresaliente en un tema crucial que tiene alto impacto para la construcción de un buen gobierno; la medición del desempeño.

Puebla, Chihuahua, Zihuatanejo, Hermosillo, San Nicolás, entre otros, han logrado ir sentando las bases para crear sus propios sistemas de medición de una manera institucionalizada, algo que el gobierno federal y los estatales apenas comienzan a abordar de manera seria.

El tema no es menor porque a partir del 2009 toda entidad pública está obligada por la Constitución federal a publicar los indicadores que opera así como sus resultados. La gran pregunta es cuantas entidades mexicanas cumplirán con tal norma. Por lo pronto, estos y varios gobiernos locales más van un paso adelante. Enhorabuena por ellos.

El otro tema es la crisis financiera y vaya crisis. Tan sólo basta indicar que el tamaño del rescate financiero planteado por Bush al Congreso representa ¾ partes del PIB de México. Acá al final de cuentas también tendrán su FOBAPROA, aunque no será la primera vez. Por ahora los críticos del sistema capitalista estilo americano están de fiesta.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...