jueves, enero 21, 2010

El monedero de la gente

Artículo Localeando, 21 de Enero de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Para cualquier orden de gobierno de cualquier país no hay nada más atractivo política y electoralmente que entregar dinero de forma directa al ciudadano, pues éste siente, palpa y ve un beneficio directo e inmediato para su persona.

Pero también es cierto que este tipo de estímulo gubernamental es el peor de todos pues nada asegura (ni siquiera reglas) un uso apropiado del mismo por parte del beneficiario, como por ejemplo comprar productos básicos de consumo.

Previo a las elecciones generales del año pasado en Japón, el gobierno en turno brindó beneficios en efectivo a muchos ciudadanos. Supuestamente fue para impulsar la economía pero en realidad fue con motivos electoreros. Al final de nada les sirvió pues su partido perdió la contienda. En otros países (incluido México) se entrega dinero bajo diferentes medios. En EUA son más comunes los cupones pues son fáciles de controlar y existe menor riesgo de usarse para otros propósitos.

En Coahuila el gobierno decidió irse por entregar efectivo a través de una tarjeta electrónica. El “monedero de la gente”, como se le llamó, poseía sus lados buenos pero también malos, como el ver a personas pudientes pagar ¡con su monedero! en algunas tiendas.

Al final lo malo fue lo más y por ello se anunció su suspensión, al menos temporal.

“El gobierno de la gente” hizo bien en difundir y aceptar el mal uso y abuso del que fue objeto el programa. Tal anuncio merece reconocimiento, pero la pregunta es si lo hizo a tiempo o esperó deliberadamente hasta que “hubieran las famosas condiciones” para hacerlo público.

Por ahora el programa en cuestión se encuentra en “cirugía” (y al parecer no sólo será estética sino de fondo) para mejorarlo. El resultado mínimo a esperar es un programa mejor estructurado y con reglas más específicas, pues como estaba iba en detrimento de los que realmente necesitan la ayuda.

Un aspecto importante será que dentro de las nuevas reglas se definan los castigos posibles para quien las viole (incluyendo a los ciudadanos), de lo contrario la tentación para abusar se hará presente cuando los controles se relajen.

Debemos entonces atacar las impunidades y evitar los castigos simulados desde el diseño mismo del programa. Ojalá así sea cuando nos presenten “El monedero II”.

Glosa: Sin hacer tanto ruido el Secretario de Educación y Cultura (SEC) ha venido dando notas agradables. El anuncio reciente de reforzar las políticas y procedimientos en su institución mediante la elaboración de manuales así como el haber hecho público la duplicidad de RFC´s de algunos profesores son dos ejemplos concretos.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...