jueves, septiembre 09, 2010

De COPERES a INPERES; institucionalizando la planeación

Artículo Localeando, 9 de Septiembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

La semana pasada el periódico Vanguardia publicó una nota sobre la parálisis que vive el Consejo de Planeación Estratégica para la Región Sureste (COPERES) de Coahuila, cuyo titular es el rector de la UAdeC.

La nota también indicaba como líderes empresariales han venido solicitando “trabajo y seguimiento a los proyectos del Plan Director de Desarrollo Urbano 2025, el cual debería funcionar a través del COPERES”. Añade que los empresarios solicitan se reforme el decreto del COPERES (que data de 2005) “para que su titular sea una persona que trabaje de tiempo completo”.

El rector declaró en la nota que “Estamos ahorita en un ‘impasse’ organizando, reorganizando los grupos de trabajo”.

El COPERES no es cualquier otro organismo. Es nada más y nada menos el mecanismo que teóricamente debe ir alineando las acciones gubernamentales y sociales para arribar a la meta que como sociedad tenemos para el 2025. Es el “vigilante” de que el futuro se vaya construyendo diariamente.

Pero resulta que el “vigilante”, o sea COPERES, requiere una mejor estructura para llevar a cabo su tarea. Un ejemplo: su titular, que participa de buena fe, tiene poco tiempo que dedicarle. Sin embargo él puede darle un mejor rumbo más allá de una “reorganización”, pues lo que requiere COPERES es una “reestructuración” y hay varias opciones para ello.

Varios municipios mexicanos y cientos de estadounidenses, así como sus estados, tienen mecanismos de planeación institucionalizados. Para el caso de los municipios mexicanos se les conoce comúnmente como Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN). En California hay un Instituto de Políticas Públicas (http://www.ppic.org) enfocado en elaboración de políticas y planes.

Estos organismos tienen un director y personal experto y dedicado exclusivamente a dar seguimiento y verificar la ejecución de los planes, a enriquecerlos, a conseguir recursos, a vincular a actores sociales, etc. Son organismos descentralizados y/o autónomos en lo jurídico, organizacional y presupuestal.

Si el ex-gobernador nos dio los planes 2025 y una ley para organizar en lo básico esa planeación, el rector (con el apoyo del gobernador actual) puede institucionalizar la planeación no solo del sureste sino de todo Coahuila. Un paso crucial en el cual ganamos todos. Necesitamos que el COPERES se transforme en INPERES.

Glosa: La peor actitud que puede tomar un funcionario público es esconderse y no dar la cara para aclarar un error propio y en su caso pedir disculpas. Esta ha sido la actitud del consejero electoral Manuel Gil Navarro. Estaremos esperando su versión o decisión sobre el “blackberrygate”.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...