jueves, octubre 28, 2010

Avanza la madurez

Artículo Localeando, 28 de Octubre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

En su columna del lunes pasado Ciro Gómez Leyva calificó al gobernador coahuilense de “ganador, operador, disciplinado, joven, güevudo. Y además baila”.

A Gómez no le reprocho ninguno de tales atributos pues los tiene, al igual que defectos, pero dentro de los primeros omitió agregar uno más; madurez, la cual se obtiene usualmente con el tiempo y la experiencia. La segunda es consecuencia de la primera.

Cinco años atrás, el gobernador coahuilense era todavía muy joven y además con poco fogeo “en grandes ligas”. Ciertamente su paso por la alcaldía y la SEPC le dio experiencia, pero esa era de base y enfocada, no de estrategia política amplia e integral. En una gubernatura se interactúa con actores de otro nivel que llevan recorrido un largo trecho y donde entran otros factores no presentes en la política comarcana. Al inicio los errores suelen ser comunes. Pasó con HMV, Hernández, Peña, etc. Pasa hoy con Medina.

Lo acontecido el sábado pasado en Saltillo donde fallecieron acribillados una madre y dos de sus hijos por policías estatales fue un hecho muy grave. Con la inercia del discurso del gobernador de los últimos cinco años yo esperaba otra reacción suya. La de siempre pues; echar culpas a otros, con frecuencia a la federación.

Pero para mi sorpresa (agradable obviamente) el gobernador admitió el grave error cometido por las fuerzas del orden estatales, añadiendo que deberá haber sancionados y castigados (ya veremos). Ahora bien, desconozco si tal admisión se debió a la contundencia del hecho (no tenía de otra) o bien por aceptación genuina (quiero pensar que fue por esto último), pero su reacción dio muestras de un gobernador más experimentado y maduro.

Es muy positivo lo anterior por una razón principal; refuerza el sentido de responsabilidad democrática de los gobernantes, algo muy escaso en el México de hoy. De aquí que necesitamos reconocer estas actitudes. Hay otros beneficios de corte personal para el gobernador, como hacerse de puntos para acceder al cargo que ahora busca (presidencia del PRI-Nacional).

Obviamente una golondrina (o varias) no hace verano. Hay todavía cosas por mejorar en su administración (transparentar la deuda coahuilense, por ejemplo), pero el hecho de ver a una golondrina(s) hace mantener la esperanza de que pueda haber verano, es decir, un ejercicio ético-responsable de la política en Coahuila.

Glosa: Los dos recientes errores políticos del Pdte. del PRI coahuilense (apoyo y luego retracción al aumento del IVA y cobijo al diputado Godoy), es precisamente por falta de esa madurez política. Su experiencia en grandes ligas es todavía más limitada a la de gobernador.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...