jueves, mayo 01, 2003

El Regidor (2ª. Parte)


El Diario de Coahuila, 1 de mayo 2003

Selección de candidatos a Regidores al interior de los partidos políticos. Quizás el origen de todos las deficiencias y males al interior de los Ayuntamientos en nuestro país está en la forma de selección o de los requisitos que imponen los partidos políticos a sus militantes para aspirar a la candidatura a Regidor, ya que estos solo contemplan que cumplan con los principios de doctrina y el reglamento del partido y olvidan las habilidades y conocimientos que la persona interesada debe tener para contribuir en el diseño de políticas públicas adecuadas y la elaboración de estrategias de solución sobre la problemática social.

La solución a lo anterior pudiera ser la celebración de elecciones primarias, mismas que son un filtro para que los “malos” candidatos queden en el camino. Sin embargo encontramos que en algunos países, a pesar de no contar con elecciones primarias, poseen en sus municipios Ayuntamientos fuertes, independientes y con capacidad de iniciativa, pero es cierto que en esto influye mucho el sistema electoral que han adoptado, amén de los requisitos que ponen los partidos de esos países para aspirar a la candidatura a Regidor.

Pero vayamos a los hechos sobre el método de elección y selección de los aspirantes a las candidaturas a Regidores y Síndico(s) al interior de los tres principales partidos políticos en el país (PRI, PAN, PRD).

Como se sabe, a cada municipio, según su población, le corresponde un número determinado de Regidores y Síndico(s). En este punto, cada estado define dentro de sus Leyes Electorales o Constituciones Estatales, los rangos de población para asignar cierto número de Regidores. Sobre el cargo de Síndico, también se define el número de ellos, en algunos Estados se asigna sólo un Síndico sin importar la población o bien dos Síndicos cuando la población rebasa cierto número de habitantes.

Conforme se acercan la época electoral, al interior de los partidos comienza la lucha por los espacios de poder entre los distintos grupos o corrientes prevalecientes. Hoy en día, al interior de cada uno de los partidos, se acentúa más la tendencia de que son dos, y no más, los grupos que se disputan los espacios de poder en cada uno de los órdenes de gobierno, tratando de colocar a los miembros de sus grupos.

Iniciando con la obtención de la candidatura a Presidente Municipal es preciso mencionar que existen dos requisitos claves a cubrir: el aspirante deberá tener gran popularidad dentro del municipio, es decir posibilidades reales de triunfo,  y por otra parte contar con preferencias suficientes entre los militantes del partido que apoyen su pre-candidatura.

En algunos Estados del país, dado el gran arraigo del caciquismo y el centralismo-imperialismo que ejercen todavía algunos gobernadores, es necesario que cumplan con el visto bueno del mismo, pero se insiste  en que no es un requisito indispensable a cubrir en todos los Estados.

Así pues, atrás quedaron añejos requisitos de años de militancia, ser miembro distinguido del partido y/o visto bueno de las dirigencias nacionales, que prevalecieron principalmente en el PRI hasta la década de los 80´s cuando empezaron a perder alcaldías frente a la oposición.

Una vez definido el candidato a Presidente Municipal en el partido, inicia la segunda etapa para la construcción de la planilla, esto es definir a los candidatos a Regidores y Síndico(s). Como ya se mencionó, existe un número de candidaturas a Regidor según el tamaño de la población del municipio, que deben ser cubiertos. Ahora bien, dichas candidaturas son cubiertas por militantes provenientes de dos grupos: la mitad de dichas candidaturas son asignadas a militantes propuestos por el candidato a Presidente Municipal y el resto o la otra mitad son asignados a militantes que el partido designa, ya sea mediante el método de elección o por antigüedad en el partido o merecimiento por trabajo partidista.

Como se puede observar, las habilidades para desempeñar un buen trabajo como posible Regidor y los conocimientos necesarios que permitan aportar ideas a la solución de la problemática social, son prácticamente desechadas y menos tomados en cuenta como características indispensables para aspirar a una candidatura a Regidor.

Las características antes mencionadas se hacen presentes, por obligación, cuando un candidato a Regidor tiene que convencer al electorado a través de un programa de trabajo para poder obtener la mayoría de votos. Según Sartori, los supuestos respectivos son que cuando votamos por personas, si importa quién es quién (cuáles son su antecedentes) y puede convertirse en un factor decisivo, en tanto que donde se  vota por listas se esta votando básicamente por un partido, y en gran medida, éste controla a su vez a los ganadores individuales. La elección directa de cada uno de los integrantes del Ayuntamiento, eliminaría de tajo los vicios prevalecientes en los municipios: Ayuntamientos ineficientes y solapadores de malas prácticas de gobierno. De aquí la urgente necesidad de que los Congresos estatales modifiquen los actuales sistemas electorales municipales.

Por otra parte, en México, la agrupación partidista en los cuerpos colegiados de Gobierno ha tenido también como fastidioso producto, en muchos casos, la segregación de las minorías; esto tiene mucho que ver con lo que el experto municipalista Tonatiuh Guillén señala sobre el sistema de elección de los regidores, que debe ser más por circunscripción territorial que por el esquema de planillas. En nuestro caso, casi siempre las minorías, son relegadas de los procesos de toma de decisiones. Se ve a estos regidores más como oposición que como composición del Gobierno comunal, según lo señala la Fundación para el Desarrollo de la Iniciativa Local.

Sin duda alguna los partidos políticos en nuestro país tienen una gran responsabilidad sobre la calidad del ejercicio de gobierno de un Ayuntamiento, al ser la única fuente de futuros gobernantes, ya que nuestro sistema electoral nacional no permite las candidaturas independientes. Sus métodos de selección y elección deben ser filtros que contribuyan a que las personas que contiendan por cargos públicos municipales sean personas preparadas, interesadas verdaderamente en su municipio, comprometidas en la solución de los problemas y sobre todo que balancee la lealtad probada a su partido con respecto a la lealtad de la sociedad, que bien se la merece.

No hay comentarios:

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020 Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitám...