jueves, agosto 07, 2003

De aferraciones y algo más


El Diario de Coahuila, 7 de agosto 2003

El ser humano siempre a sido un ser social por naturaleza. Aunque han habido grandes personalidades que en solitario han logrado potenciar todas sus habilidades, es indiscutible que los grandes logros que han marcado la historia del hombre, vienen aunque sea en una mínima expresión, de una segunda fuente de inspiración humana.

Dentro de esas interrelaciones humanas que se dan día con día siempre se ponen sobre la mesa de las discusiones ideas que van a favor o en contra de las doctrinas o pensamientos que hemos formado gracias a la experiencia acumulada en nuestra existencia. Así pues, en nuestro andar cotidiano, acordamos o desacordamos con una o mil personas o bien simplemente ignoramos aquello que, desde nuestro punto de vista, no merece la mínima atención.

Dado lo anterior es natural que en esta rebatinga de ideas, nos aferremos ocasionalmente a algunas de ellas porque son parte nuestra y porque nos cuesta mucho aceptar lo contrario...aun y cuando la evidencia de nuestro error esta frente a nosotros. Sin embargo, este aferramiento casi místico ha sido el causante de grandes logros en la historia de la humanidad y para muestra basta solo un botón: Cristóbal Colón cuando comprobó, con el descubrimiento de América, que la tierra es redonda. Grandioso aferramiento.

Pero por otra parte, este afán por aferrarse a algo o alguien, también ha ocasionado en la mayoría de las ocasiones más desencantos que encantos, y lo peor de todo es que siempre hay alguien que acompaña en dicho desencanto. Pero no es tampoco para alarmarse, el aferrarse a una idea o a una creencia es algo tan subjetivo y discrecional que para unos “eso” será una verdad y para otros será una mentira.

Pero hay que tener cuidado en el tipo de persona que suele aferrarse a algo o a alguien. Recordemos que hay personas físicas y morales, y para no ampliar la anterior clasificación pondremos al gobierno dentro de las segundas. Así pues,  el derecho a aferrarse es casi un monopolio del ser humano como individuo, pero cuando esa persona moral (gobierno) suele aferrarse a algo o a alguien y además tiene implicaciones de impacto colectivo, pues ahí la cosa cambia. Ante esto, el derecho de un gobierno a aferrarse a algo o a alguien es tan limitado como su capacidad de lograr que el cien por ciento de los sectores sociales esté de acuerdo con el total de sus políticas públicas, algo verdaderamente imposible.


Un gobierno que sabe escuchar y descifrar el sentimiento popular difícilmente se aferrara a una acción o idea por más perfecta que parezca. Y aunque a veces las mayorías se equivocan, la sabiduría colectiva es mucho menos castigada cuando esta hierra en una decisión, simplemente porque todos pagan esa equivocación.

Me surge toda la reflexión anterior porque la semana pasada conocí debido a mi trabajo, a una persona, ahora amiga, que labora en Bolivia (ella es española) en un programa de difusión de información de gobiernos locales a través de la Internet. De entrada he de confesar que al conocerla físicamente me sorprendió porque siendo tan joven  ella (apenas sobrepasa los treinta) tiene a su cargo tan importante proyecto, y además posee el grado de Doctora en Literatura.

Pues bien, al final de nuestras reuniones de trabajo que sostuvimos con distintas instancias gubernamentales, privadas y sociales, y al hacer una recapitulación de las mismas, nos encontramos con una discusión sobre el análisis que una asociación de periodistas había realizado sobre la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, y a la cual ellos consideran como una ley mordaza.

Discutiendo el punto de vista de esta asociación ya en privado, cada uno de nosotros manifestó su opinión sobre dicho punto de vista y comenzamos a desmenuzarla según los argumentos por ellos vertidos. Poco a poco, nos fuimos trasladando a otros temas relacionados con dicha ley pero que ya poco tenían que ver con la mentada asociación de periodistas.

Entre los temas tratados y discutidos se encontraba la forma de selección de los integrantes de los Consejeros del IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información) y sobre que pasaría si un periodista o reportero daba a conocer a través de su medio, información considerada como clasificada o reservada. ¿Habría implicaciones legales para dicho reportero o periodista? ¿Estaría obligado a revelar el nombre de sus fuentes lo que eliminaría de tajo esta regla no escrita pero respetada por todos los gobiernos democráticos?

Aunque ella no se dio cuenta, sus cuestionamientos “foráneos” hicieron nacer en mi una especie de aferración nacionalista que me inspiraba a defender a capa y espada esa ley que había costado mucho tiempo construir a los mexicanos. La justificación que utilice (“es que en México es diferente”) me ayudó a enconcharme momentáneamente ante sus ráfagas llenas de argumentos que hacían trizas mis convicciones. He de confesar que me costo tiempo reconocer que en algunas cosas ella tenía razón.

Aunque de alguna manera ya lo había experimentado, esta vivencia que tuve me ayudó a comprender que algunas veces el aferrarme a algo o a alguien tiene sus consecuencias cuando estas no están basadas en la verdad, en la lógica y hasta en el sentido común. Las respuestas a las preguntas antes escritas aún siguen en discusión entre ella y yo, pero lo cierto es que sus argumentos me ayudaron a encontrarle otros ángulos a algunos de los problemas que aquejan a este país. De no haber intercambiado con ella ideas seguramente yo hubiera continuado aferrado a algo que simplemente no tenía razón de ser. Y aunque ella se encuentra a miles de kilómetros de distancia, desde acá le digo gracias.

No hay comentarios:

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020 Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitám...