jueves, septiembre 10, 2009

Desaparición de la SFP, estados y municipios

Artículo Localeando, 10 de Septiembre de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

Independientemente de los probables ahorros que pudiera conllevar la desaparición de las secretarías federales de SFP, SECTUR y SRA, hay un impacto estructural-organizacional que debe analizarse detenidamente. Me refiero a la supresión de una de ellas; la Secretaría de la Función Pública (SPF).

La desaparición de la SFP es un clamor que data desde el 2000 debido a que su existencia duplicaba responsabilidades con la Auditoria Superior de la Federación (ASF). Pero Fox al ver que era un buen “garrote” discrecional decidió mantenerla aun contradiciendo los postulados panistas.

Ahora Calderón anuncia “su desaparición” pero al mismo tiempo indica la creación de ¡otra Contraloría! bajo el mando del Ejecutivo ¿acaso la SFP no lo está? ¿Porqué aferrarse a una contraloría propia si para eso está la ASF y además cada Secretaría tiene su propia contraloría interna? ¿Porqué no reforzar la ASF y de paso se quita una responsabilidad?.

Al parecer Calderón se va por ajustes de forma y sigue despreciando los de fondo. Esto no debe sorprender dada la actitud centralista mostrada por el PAN desde el 2000. Lo vemos con el nombramiento de candidatos locales desde su sede nacional o con su falta de voluntad por eliminar las delegaciones federales habidas en cada estado. Un objetivo histórico del PAN por ser durante el régimen priísta autoridades paralelas a los gobiernos estatales y municipales, pero abandonado cuando se hizo del poder federal.

Incluso colateralmente con tal ajuste, se eliminarían aprox. 400 delegados-políticos que cobran (y bien) para quedarse con 31 delegados-técnicos dirigiendo una oficina del gobierno federal en cada estado debidamente organizada, tal como acontece en España o en EUA. Dar un paso así es un ajuste de fondo, estructural, y no de forma.

La “desaparición” de la SFP pone en entredicho a sus pares estatales ¿también “desaparecerán” o simplemente cambiarán de nombre, minando la consolidación definitiva de las Auditorias Superiores Estatales (ASE)? ¿Cómo reaccionarán los gobernadores o en su feudos todo se encuentra ok?.

En los municipios ¿desaparecerán sus Contralorías para dar vida a otros entes autónomos como una Auditoria Municipal (la cual ya existen en Querétaro), seguirá la simulación de “independencia” de tales entidades o se volcarán a las ASE?

En resumen, no se trata de hacer anuncios espectaculares con el fin de generar noticias en primeras planas (algo que les gusta mucho a los políticos). Una reestructura es un trabajo serio, a fondo y sobretodo basado en cuestiones técnicas y no políticas. Ya veremos.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...