jueves, agosto 11, 2011

Coahuila; una deuda que huele mal

Artículo Localeando, 11 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

¿Una reforma exprés a la ley de deuda pública de Coahuila en un periodo extraordinario y en el anochecer de un gobierno con gran deuda? ¿aprobada en ¡sábado!, ¡retroactiva! y sin debate público?

¿discrepancias abismales en el monto de la deuda entre el Congreso local y el gobierno estatal? ¿una sociedad que acude al gobierno federal para obtener una respuesta sobre el monto de la deuda pues su gobierno estatal se la niega?

¿Un Pdte. del Congreso local priísta declarando que la deuda "fantasma" ya no es de la competencia legislativa, como curándose en salud por lo que fuera a pasar, cuando su responsabilidad es investigar? ¿blanqueando la deuda pública, cual crimen organizado con sus recursos ilícitos, con el ánimo de poner legalidad al estatus actual de la deuda mediante la reforma exprés?

Muchas preguntas, nulas respuestas aunque estas ya no son tan necesarias pues los hechos las responden. Aún así se merecen algunas reflexiones.

En Coahuila el tema de la deuda es un desastre (ahora legalizado) y un ataque en despoblado a la buena fe de los coahuilenses que, incomprensiblemente, siguen manteniendo un alto grado de tolerancia al estatus actual del tema, quizás todavía deslumbrados por las obras realizadas (¡a que costo!).

Pero si el golpe ha sido quizás evitado en el ámbito legal con la reforma exprés, no ha sido así en el ámbito político. Recuérdese como en la elección local pasada este tema restó algunos puntos al hoy gobernador electo. Ahora la cuestión es el 2012 y aquí hay poco nivel de tolerancia y muchos riesgos.

La razón de esto último es por quien lleva las investigaciones del caso Chaires y de Javier Villarreal (titular del SATEC); el gobierno federal, es decir, el PAN. Y este es un enorme flanco abierto a Peña Nieto via Humberto Moreira, quien aporta al PRI lazos ante Elba Esther y votos coahuilenses pero que, ante las encuestas, significan no mucho.

Y mientras el 2012 tiene muchos capítulos por escribirse, otra pregunta es ¿cómo actuará el gober electo? Su visto bueno a la reforma exprés ya nos dio una idea. ¿Su buena noticia? todavía tiene tiempo de “alejarse” del problema, aunque se le acaba y ¿la mala? es su mismo hermano quién está al centro de la historia y le costará hacer lo que muchos hacen; echar la culpa al anterior gobernante.

El precedente de la reforma exprés es devastador para Coahuila. La basura se puso bajo el tapete pero ahí sigue. El mensaje es “total, si más adelante los funcionarios vuelven a violar la ley, no pasa nada, la modificamos, la hacemos retroactiva y todos inocentes (y contentos)”.

Lo único cierto es que huele mal, muy mal la deuda pública coahuilense.

No hay comentarios:

Review: neumáticos Maxxis Rambler

Una de las marcas de neumáticos más reconocidas mundialmente en el ámbito del ciclismo es Maxxis. Con sede en Taiwán, esta empresa que emple...