jueves, julio 03, 2014

México Motors S.A.

Artículo Localeando, 3 de julio de 2014
Jaime Villasana Dávila

Nací y crecí en Saltillo, Coahuila, una ciudad que a partir de 1981 fue marcada en su desarrollo por el establecimiento de plantas de Chrysler y General Motors. En aquel entonces el sector industrial de la ciudad se limitaba a las empresas del Grupo Industrial Saltillo (GIS). La llegada de Chrysler y GM cambió a la ciudad por siempre en muchos sentidos.

Además de plantas, centros de
investigación. De nosotros
depende.
De niño y luego universitario tuve compañeros de escuela cuyos padres trabajaron en alguna de esas empresas. Unos tuvieron como beneficio la asignación de autos que inclusive no se vendían en México. La envidia de todos. Ya de joven me tocó subirme a algunos de esos carros. El que más recuerdos me trae es un Shadow GTS con turbo modelo 1992. Su dueño era mi querido amigo “Gonzo”. Muchas aventuras.

Influenciados por la industria de la ciudad, varios de mis amigos estudiaron carreras para ingresar al mundo automotriz. Algunos están en él y les va muy bien. Hoy Saltillo tiene más plantas automotrices: Chrysler tiene cinco (dos de motores, dos de ensamble y una de estampado), Daimler tiene una de ensamble (camiones) y GM tiene cuatro (ensamble, transmisiones, estampado y motores). Cientos de proveedores se han instalado en la ciudad.

Al igual que Saltillo las ciudades de Toluca, Chihuahua, Cuautitlán, Hermosillo, Aguascalientes, Puebla, Cuernavaca, Guadalajara, San Luis Potosí, Tijuana, Celaya, Salamanca y Silao, han visto mejorar su futuro gracias a la industria automotriz (más Monterrey, Mexicali y otras más si agregamos las plantas de camiones pesados). En ellas hay millones de ciudadanos relacionados y beneficiados de manera directa o indirecta por el vehículo automotor.

La buena noticia es que la pujanza de México en esta industria parece imparable. Si en los últimos dos años Mazda y Honda la han revitalizado, el reciente anuncio de Nissan y Daimler para construir en Aguascalientes una planta de autos de lujo por US $1,360 millones viene a convertir a nuestro país en México Motors S.A.

Y esto no es todo. BMW está por anunciar oficialmente (quizás hoy mismo) la muy probable construcción de su primera planta en México. La coreana Hyundai es otro fabricante que analiza la posibilidad de instalarse en el país y quizás sea la zona metropolitana de Monterrey la agraciada.    

Con este aluvión de inversiones México apunta a convertirse en el mediano plazo en el segundo exportador global de automóviles, dicen los expertos.


Ante este contexto el reto como país ya no es atraer sólo más plantas sino más centros de investigación y desarrollo en el tema. Y estos llegarán si como país generamos las condiciones para ello, tal como lo hicimos para atraer las numerosas plantas instaladas y por instalarse. 

No hay comentarios:

Una semana trabajando todos desde casa; unos ganan otros pierden

Tokio, Japón. – Han pasado ocho días desde que el Primer Ministro Japonés solicitó a todas las escuelas primarias, secundarias y preparato...