sábado, junio 06, 2015

La clave es votar

Artículo Localeando, 6 de junio de 2015
Jaime Villasana Dávila

Algunas encuestas calculan que el nivel de abstencionismo para estas elecciones federales intermedias será entre 45-50%, algo menor a las pasadas del 2009 y 2003 que se ubicaron entre 55-60%. Esto representa una buena noticia a secas pues, de confirmarse la estimación, significará que más mexicanos están acudiendo a votar en medio de un contexto que ciertamente no invita a ello.

¿Le interesa que un partido le ponga un alto a la CNTE?
Entonces por ese vote.
Pero es precisamente el contexto actual el que debe obligarnos hoy más que nunca ir a votar. De entrada tenemos el problema que rodea a la educación aún y con la reforma última constitucional. Una CNTE que ha hecho rehén al mismo gobierno federal quien ingenuamente ha pensado que cediendo en algo a sus exigencias les iba a calmar los ánimos. Y lo que tenemos es una CNTE envalentonada, con muchísimos recursos para movilizarse e impune de sus actos.

La pregunta es ¿qué mensaje queremos mandar con nuestro voto ante un hecho que todos los mexicanos afecta? ¿en verdad absteniéndonos es la mejor forma de abonar  a la solución del problema?

Otro asunto que merece reflexión e inspira a votar es la constante impunidad ante actos de corrupción en todos los niveles y en todos los partidos. Un día sí y otro también leemos en los periódicos sobre políticos, servidores públicos y jueces envueltos en actos ílictos y que de periodicazos no se pasa. Y dicha impunidad no se debe a malas leyes sino a la voluntad por aplicarlas.

Tenemos una flamante reforma constitucional en materia de transparencia y anti-corrupción, pero sin voluntad para aplicarlas de poco servirán.

¿Qué es mejor votar o abstenerse y que aporta más a la solución?

¿Votar nulo? Ni lo piense, al menos que quiera hacerle un favor a los partidos. Ellos ganan aún habiendo un 90% de votos nulos. Los partidos seguirán existiendo y seguirán cobrando prerrogativas. Las leyes electorales están diseñadas para que el voto nulo sólo tenga un efecto mediático, pero nada más. No tiene un efecto vinculante en nuestro sistema político. Por eso vote.

¿Votar un independiente? Es buena opción siempre y cuando el perfil del independiente sea sólido en cuanto a propuestas y antecedentes. Ahora que si un buen porcentaje de mexicanos le vota a los independientes entonces aquí sí se estaría mandando un claro mensaje a los partidos con miras a las elecciones del 2018.


Ha llegado el momento de votar, no de abstenerse. Mandemos un claro mensaje no sólo a los partidos sino a un México que está muy urgido de una participación mucho más activa de su sociedad. Votando sería el primer paso.

No hay comentarios:

Mi amigo Ricardo

Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020 Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese...