jueves, abril 10, 2003

Servicio civil de carrera: ¿funcionará? - 1a Parte


Localeando, El Diario de Coahuila, 10 de abril 2003

En un principio, las leyes tuvieron su origen en la transformación de actitudes y en el consenso que van generando las costumbres comunes. Así pues, hace miles de años, cuando una costumbre se volvió indispensable para el desarrollo armónico de una sociedad entonces esta se plasmó en escritos que se hicieron del conocimiento público. Más o menos así paso con el Código de Hammurabi y así fue sucediendo hasta que la complejidad generada por el mismo desarrollo de la sociedad hizo que las leyes ya no tuvieran su fuente en las costumbres. Ahora las leyes, entre otras cosas, deben generar costumbres.

Desafortunadamente no siempre las leyes generaran las “buenas” costumbres respectivas y ante esto viene mi duda sobre la nueva Ley del Servicio Profesional de Carrera en la Administración Pública Federal, que apenas en días pasados fue aprobada y oficializada en el Diario Oficial de la Federación.

Esta ley pretende  rescatar a una profesión que se encuentra fuertemente devaluada: burócrata.  Estos sujetos, quiénes teniendo unas de las responsabilidades más nobles y serviciales en el ámbito laboral, se encuentran desafortunadamente parados en un ambiente que envuelve la ineficiencia con la incertidumbre, la corrupción con el desconocimiento, la apatía con la cerrazón y la des-autoestima profesional con el conformismo. Y se lo digo con conocimiento de causa porque yo fui uno de ellos.

El senador priista Carlos Rojas, su promotor original, explicó que la razón fundamental de proponer la profesionalización del servicio público radica en evitar que los cambios de administración provoquen suspensión de programas, servicios y acciones gubernamentales. Ante esto yo me pregunto ¿Por qué mejor la razón fundamental de esta ley no fue sino ofrecer un verdadero servicio de calidad al ciudadano basado en altos niveles de eficiencia laboral?

Lo malo de esta ley será que ahora garantiza la estancia en un puesto público a aquellos malos servidores públicos que hoy en día laboran en el gobierno federal, es decir, los “malos e ineficiente” serán ahora arropados por esta ley para seguir haciendo de las suyas en su puesto ¡con la garantía de que no serán corridos tan fácilmente!

Los legisladores argumentan que mediante la aprobación del Decreto respectivo (publicación de la Ley), se pretende eliminar la discrecionalidad en el ingreso, permanencia y promoción laboral dentro del servicio público y que para asegurar lo anterior, se transformará la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo (SECODAM) en la Secretaría de la Función Pública. ¿Debemos dar una vez más un nuevo voto de confianza a esta ley?

Por supuesto que si, pero dudo mucho que bajo los argumentos que la sustenta, pueda llegar a cumplir su cometido. Insisto; esta ley fue creada fundamentalmente para garantizar el puesto a los que están ocupando algún cargo con la finalidad de dar continuidad a programas y proyectos, y no esta sustentada en relación con a quienes sirven, es decir sus clientes, osea los ciudadanos. Enfoques muy alejados uno del otro.

Es más esta ley contraviene en algún momento con la también reciente Ley de Acceso a la Información, al obligar a los trabajadores públicos a "guardar reserva de la información, documentación y, en general, de los asuntos que conozca, en términos de la ley en la materia". Pero bueno, es harina de otro costal.

Si bien es cierto que algunas de las obligaciones estipuladas en esta ley son que los trabajadores públicos deberán ejercer sus funciones con apego a los principios de legalidad, objetividad, imparcialidad y eficiencia; asistir puntualmente a sus labores, participar en las evaluaciones y de excusarse de participar en asuntos que puedan implicar conflicto de intereses, todo lo anterior aún me deja mucha duda.

Y créame, no estoy en contra del espíritu central de este tema (la burra no era arisca hasta que la hicieron), pero es que México arrastra una tradición de patronazgo que, difícilmente, se rompería con la promulgación de leyes.  Otra vez, la costumbre (que es mala en este caso) versus la ley.

Ahora bien, pasando al orden de gobierno municipal, tenemos que si bien el tema pudiera encontrar eco en la administración pública federal, el ámbito local no abriga, en este momento, la posibilidad de establecer modelos estructurales –entre ellos los jurídicos- de servicios de carrera.    Empero, si es depositario de los principios que alientan la profesionalización de los servidores públicos.

De las 2 mil 431 administraciones públicas municipales mexicanas, más del 50 por ciento sustenta una planta laboral no mayor de 70 personas, según una encuesta de SEDESOL/INGEGI/CONAPO.   De principio, la instauración de modelos de carrera nos exigiría una adecuación a las características “sui generis” del mosaico local en México.  Aunque la posibilidad de su establecimiento en algunos municipios, por sus características de desarrollo institucional, es factible. En los demás también, pero no en estos momentos.

Como una de las investiduras preponderantes de la autoridad municipal, es pertinente resaltar su carácter de prestador de servicios.   Bajo este principio, será suficiente –por lo pronto- asegurar que los cargos públicos sean ocupados por servidores con el perfil adecuado y tenedores de las capacidades requeridas para el cumplimiento de su función –conocimiento, experiencia, habilidades, entre otras-.    Su conexión integral con los planes y políticas del gobierno municipal serán resultado de un proceso paulatino en el marco de la gestación de una nueva cultura de gestión gubernamental.  No podemos, por decreto, impedir los cambios en las costumbres, como lo expone el jalisciense José Rosas Moreno en su obra literaria “La Ley Inútil”.

Las instituciones municipales en México gestaron y  alimentaron  un ambiente tal, que hoy es ineludible la separación política del conocimiento técnico y la operación de los servicios.  Así fue diseñado y así trabajará el esquema por un futuro indeterminado.   ¿Cómo, entonces, encontrar una respuesta que brinde certidumbre a la prestación de los servicios públicos y, al mismo tiempo, considere el patronazgo político visto como “normal”  y legítimo en las autoridades?.  Continuara...

Para la reflexión: "No sabe nada pero piensa que lo conoce todo. Eso apunta claramente a una carrera política." George Bernard Shaw ¿Usted que piensa sobre lo anterior?

No hay comentarios:

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020 Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitám...