lunes, febrero 12, 2007

Los gobernadores


Artículo Localeando, El Diario de Coahuila, 12 de febrero 2007

Los partidos locales, los Senadores y los Gobernadores, son (o deberían ser) los protagonistas naturales para impulsar el federalismo en México. Nadie mejor que ellos puede impulsar con enjundia esas nuevas reglas federalistas que todo mundo visualiza pero nadie aterriza. Un paréntesis; no esperemos mucho de los partidos nacionales (inmersos en crisis y egoístas), ni del Presidente (menguado y con poder de convocatoria limitada), ni de los Diputados (representan al pueblo y su baja calidad es más que evidente).

Respecto a los primeros (partidos locales), los he analizado brevemente en las dos últimas semanas y una conclusión inicial es su escasa presencia electoral y su debilidad institucional para influir en el tema. De los Senadores no hay mucho por decir salvo repetir su calidad de “Senadores de los Partidos” (no de la República). Con eso se dice todo. Toca pues el turno a los Gobernadores.

Desde la independencia de México, la figura del Gobernador ha mostrado una actitud o comportamiento más o menos institucional y siempre cumpliendo con uno de los preceptos constitucionales; la unidad del país, incluso en momentos muy frágiles del Estado mexicano. Pactos económicos, políticos y sociales se dieron y los gobernadores se sumaron para jugar un rol subsidiario en lo nacional y principal en lo local (incluso caciquil). Hubieron rebeldías (Yucatán, Tabasco) pero al final regresaron al redondel, alineándose a la Constitución (o al Presidente).

Pero con el resultado de la elección del 2000 su escenario habitual se modificó profundamente. Una nueva historia del Gobernador mexicano como figura institucional había que escribir pero no se sabía por donde iniciar. Ese momento significó un shock actitudinal a quienes ostentaban el cargo porque ellos también requirieron de diseñar un nuevo sistema (todavía no terminado) de relaciones políticas con el resto de los actores. La sumisión habitual ya no podía darse porque también se había dado un ajuste relacional entre el Presidente y el Congreso de la Unión.

Los gobernadores optaron por independizarse, pero no solo eso, sino formar su propio club (CONAGO). Construían mientras caminaban. Un acto nada fácil. Era el inicio de nuevos tiempos esperanzadores que prometían ubicarle en un lugar exacto en el engranaje del “nuevo” México. Pero ¿Cuál ha sido el saldo al momento? Números rojos. Los Ejecutivos estatales aún no identifican cual debe ser su rol en la construcción del país y algunos malinterpretaron el reparto del poder. Lo único cierto es lo siguiente; han pasado de una actitud de “Si, señor Presidente” a un “Sí, señor yo” secundado por un “Sí, señor partido”.

En estos seis años, de los tres ordenes de gobierno, el Estatal sigue sin dar muestras de cambio. Es ahí donde la distribución del poder se ha estancado para no bajar hasta los ciudadanos, pasando por los Ayuntamientos. De algún modo o de otro, el gobierno federal evoluciona y es sometido a nuevos lineamientos democráticos y de escrutinio popular e institucional, esto ayudado por un Congreso federal plural (aunque todavía poco efectivo).  A nivel municipal, y dado su numerosidad, el horizonte es de claroscuros pero avanza.

En cambio los gobernadores han hecho de la justificación, el debate mediático, la retórica y el falso localismo, los elementos centrales de sus discursos y actuaciones. Rehuyen facultades y obligaciones recién otorgadas, implementan políticas de relumbrón y/o cortoplacistas y viajan a reuniones de CONAGO solo para medir niveles de egolatría. Nulifican cualquier posible liderazgo que puedan mostrar ante el Congreso federal y en cambio imponen a los Congresos locales las reglas que les permiten seguir operando como un régimen semi-autoritario (como si fueran a gobernar por siempre). Su visión no les da para entender que las reformas estructurales nacionales tienen una interrelación estrecha con las reformas que a nivel estatal deben hacerse. Sin unas no funcionan las otras y viceversa.

Los gobernadores extienden la mano derecha para pedir y recibir y con la izquierda le zumban a un sistema federal (con rostro de Presidente) cuando saben perfectamente que éste no da para más. Su estrategia de criticar y culpar al presidente por el federalismo es una acción inútil porque éste poco puede hacer para cambiar la situación. Hacerlo es una actitud comodina, es utilizar la puerta de la critica falsa para destruir y no construir.

Hoy en día no existe un gobernador que apunte a ser una figura sobresaliente por sus actos y desempeños. Ese que inspire a ser modelo de los demás. Ciertamente algunos han dado buenos destellos (juicios orales) pero como estrella fugaz tienden a ir perdiendo brillo (o a cuestionárseles) por desaciertos propios, como Enrique Peña Nieto (Estado de México), quien decidió cargar por siempre la pesada cruz llamada Arturo Montiel, o bien recargan la incredulidad de ciudadanos con discursos huecos y propuestas que nunca llegan. Todo esto ha hecho que su contribución a la historia moderna nacional haya sido muy limitada.

Hoy estamos en una nueva etapa política que por momentos nos genera muchas dudas, pero donde se puede actuar para despegar. No se puede tener un país sólido en su estructura federal y débil o viciado en su estructura estatal o municipal o al revés. Es un equilibrio que debe siempre guardarse, protegerse, perseguirse si se aspira a una nación consolidada.

En el siglo XXI ya no compiten solo países sino regiones de países porque lo global requiere a lo local para concretizarse. En este contexto, los gobernadores tienen una gran responsabilidad para mantener cohesionado al país en tiempos complejos y polarizados, para impulsar y desarrollar institucionalmente nuestros estados. Ellos tienen en sus manos el poder para impulsar reformas locales estructurales en el ámbito político, jurídico, educativo, fiscal, judicial y electoral.

Es tiempo de ajustar visiones y acciones para mejorar tendencias. Ahora solo falta ver, quien pondrá el ejemplo.

Glosa: Fue esperanzador leer una declaración del Secretario de Gobierno de Coahuila, Homero Ramos Gloria, en la que anuncia la promoción de una reforma de Estado que vaya más allá del tema electoral y que toque temas “fundamentales”. (El Diario, 060207). La experiencia sugiere que esperemos para ver si la propuesta va en serio, es decir, si hay nueces y no solo ruido, como suele suceder.

No hay comentarios:

Seis YouTubers Gravel que debes seguir

Todogravel.com, 28 de enero de 2020 Jaime Villasana Dávila Los YouTubers están de moda y seguro sigues a varios de tu interés.   Si...