viernes, marzo 06, 2020

Una semana trabajando todos desde casa; unos ganan otros pierden


Tokio, Japón. – Han pasado ocho días desde que el Primer Ministro Japonés solicitó a todas las escuelas primarias, secundarias y preparatorias suspender clases por un mes y a las empresas permitir que la mayor cantidad posible de sus trabajadores laboren desde casa. Esto para minimizar riesgos de más contagios de coronavirus entre la población.

No todas las escuelas atendieron el llamado, aunque sí una inmensa mayoría. Acá las escuelas operan de manera descentralizada por lo que no necesariamente están obligadas a atender todas las disposiciones emitidas por el gobierno central. Las empresas obvio tienen más libertades para decidir. Pero si se declara estado de emergencia o de excepción, ahí sí todo mundo debe acatar lo que se ordene. Todavía no estamos en esta etapa.

En estos ocho días el panorama en las calles de Tokio es de menor movimiento derivado del coronavirus. Los pasajeros en metro han caído entre 15 y 20%. El comercio ha sufrido caída de ventas, las aerolíneas han anunciado recortes de vuelos, los transeúntes son menos, el turismo chino y coreano (el principal) es prácticamente inexistente, festivales de los cerezos han sido cancelados, los partidos de soccer suspendidos, los de beisbol se juegan a puerta cerrada y un sinfín de demás actividades públicas afectadas.

En millones de familias la dinámica cotidiana obvio también ha cambiado, con efectos negativos más en unas que en otras. Cuando los dos padres trabajan o se es padre / madre soltera y se tienen hijos pequeños o adolescentes, entonces la tensión es mucho mayor, más si tu empleador no permite laborar desde casa. Si faltas, quedas despedido.

En el caso de mío y de mi familia las cosas no han resultado tan negativas más allá de que no gozamos con los espacios “normales” para laborar y que nuestro hijo no toma clases como debe ser. Pero hay que tener presente que nuestra situación no es de las normales y ahora me explico.

Inicio conmigo. Desde 2005 trabajo desde casa por lo que el impacto es mínimo, salvo que extraño en ocasiones el silencio ambiental para concentrarme en ciertos temas. Por ahora debo compartir el espacio con mi esposa e hijo, lo cual genera distracciones y sus actividades propias ruidos, lo que es normal.

Mi esposa, al igual que yo, es empleada de una organización internacional que le permite trabajar desde casa en situaciones de emergencia como en la que estamos. El hecho que no tengamos negocio(s) propios nos quita un gran peso de encima en momentos en que las ventas en una mayoría de comercios e industrias sufren terribles bajas (otras están en boom). Aunque es cierto que sí genera incertidumbre laboral porque nuestras organizaciones venden servicios y en una economía estancada o en decrecimiento nadie de salva.

Respecto de nuestro hijo también somos de los privilegiados. La escuela internacional en la que estudia desempolvó su plan de enseñanza a distancia que precisamente desarrolló para casos de emergencia como en el que estamos. En tres días lo puso en operación y desde el miércoles recibe clases virtuales que le mantiene ocupado una buena parte de la mañana. Mucho ayuda que sea una escuela que posee y aplica herramientas tecnológicas en época de normalidad, un privilegio que pocas se pueden dar, lamentablemente.  Me quito el sombrero ante la escuela, sus directivos, profesores y demás personal por la estupenda labor que están realizando en estos momentos.

Concluyendo diciendo que las crisis afectan a todos (hombres y organizaciones) de diferente manera. A unos más, a otros menos. Algunos incluso salen ganando. En lo general es obvio que habrá muchas afectaciones por el coronavirus, pero también ciertos temas serán favorecidos y por lo tanto habrá ganadores pues crisis generan oportunidades. El teletrabajo es uno de ellos. A partir de ahora muchas empresas lo considerarán como opción laboral seria pues permite reducir, por ejemplo, costos fijos. La enseñanza a distancia será otro tema beneficiado pues reforzará procedimientos y metodologías educativas.   

En unos meses o años tendremos una mejor idea de los impactos de esta crisis global. Pero por ahora hay que enfrentarla y sobrepasarla.

Una semana trabajando todos desde casa; unos ganan otros pierden

Tokio, Japón. – Han pasado ocho días desde que el Primer Ministro Japonés solicitó a todas las escuelas primarias, secundarias y preparato...