martes, junio 23, 2020

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020

Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitámoslo, también nos genera cierta ansiedad, inseguridad, indecisión y, en algunos casos, hasta pérdida de sueño. A esto hay que sumarle las largas horas que pasas navegando páginas web para buscar, encontrar y luego analizar una y otra vez, las bicicletas que lograron llegar a la etapa final.

Recuerdo que cuando compré mi última bicicleta gravel (Giant Revolt Advanced) hace casi un año, invertí una enorme cantidad de horas visitando páginas web y pegando en un Power Point imágenes de bicicletas y de sus dimensiones para poder contrastarlas más fácilmente (siguiente imagen).

Afortunadamente, la tecnología ha llegado al proceso de compra de bicicletas para hacerlo un proceso sistemático e interactivo, ahorrándonos buena cantidad de tiempo, pero sobre todo para facilitar y agilizar la decisión de cual bicicleta comprar. Hay que recordar que este tipo de programas informáticos de comparación de modelos de un producto, ya existían desde hace años para otros bienes, como por ejemplo los smartphones (Phonearena.com, por ejemplo). Así que ya era hora de que llegasen también a la industria de la bicicleta.

99 Spokes, un sitio web para comparar bicicletas…

Navegando ayer por Internet buscando cierta información sobre… bicicletas, encontré de casualidad el sitio 99 Spokes, el cual fue desarrollado por tres jóvenes ingenieros amantes del ciclismo. Quizá esta página tenga ya varios meses (o quizás años), pero conforme iba descubriendo la enorme cantidad de información que ofrece sobre bicicletas de ruta, MTB, ciclocross y gravel, se me iba generando una sonrisa de satisfacción como si fuese encontrado una mina de oro.


99 Spokes es una página web que, como ellos mismos lo promocionan, te ayuda en el proceso de compra de una bicicleta. Sin embargo, esto va mucho más allá, pues también nos ayuda a quienes escribimos artículos sobre ciclismo e incluso ayuda hasta analistas de la industria. 99 Spokes ha catalogado, analizado y registrado a más de 38,463 bicicletas al momento de escribir este artículo. Y cada día añaden más.

De ese número de bicicletas 1,580 son de gravel (siguiente imagen). Por cierto, no sé si saber que hay tantos modelos de bicicletas gravel sea un alivio o un problema para decidir, pero al menos tienes bastante información para analizar.

Seguir leyendo en TodoGravel.com

domingo, abril 05, 2020

Mi amigo Ricardo


Por Jaime Villasana Dávila, 6 de abril 2020

Si mal no recuerdo te conocí en febrero de 2002 en las oficinas del CESEM, ubicadas en ese entonces en Tajín No. 389 Col. Narvarte del DF. Era la segunda vez que Octavio Chávez, de ICMA, y este tu amigo que aún trabajaba para la entonces SECODAM, visitábamos a la China Herrasti, directora del CESEM y con la que ahora estas reunido. El propósito era terminar de convencerla de que CESEM se sumase al desarrollo del entonces Sistema de Evaluación para la Transparencia Municipal (SETRAMUN).

Desde agosto de 2001, en SECODAM estábamos desarrollando una herramienta que midiese el nivel de transparencia municipal en los gobiernos municipales al tiempo de que impulsase su consolidación. Por azares del destino, ese mismo agosto conocí a mi muy querido (y hoy jefe) Octavio, quien en septiembre decide sumar a ICMA, y sus muy necesarios recursos, para continuar el desarrollo del SETRAMUN. Octavio le veía futuro pero decía que era necesario incorporar a organizaciones civiles para darle legitimidad a la herramienta.

Hasta pronto amigo. (Foto del 2015)

De septiembre a diciembre hicimos varias actividades como pruebas piloto de la versión inicial y tuvimos reuniones con alcaldes, algunos diputados, académicos y otras cosas que no merecen detallarse ahora mismo. En diciembre nos recibe la China y se muestra interesada pero no da su brazo a torcer. Veía con recelo la presencia de SECODAM, y razón no le faltaba dadas sus experiencias con el gobierno federal como luchadora social por décadas.

En el febrero ya comentado, nos recibe nuevamente la China, acepta sumar al CESEM y nos presenta a Ricardo, diciendo que estaría a cargo de este proyecto por parte de ellos y sería su representante. Recién se estaba incorporando a dicha organización fundada años atrás por el también querido Octavio Acosta.

Mi primera impresión de "Don Ricardo" no fue de las mejores. Se me hacía demasiado serio, académico y con un lenguaje profundo sobre la justicia y legitimidad social, conceptos para mí muy lejanos, complejos e idealistas. Auguraba choques de opiniones, además yo tenía mucha prisa por avanzar. Él tenía su ritmo.

Luego de varias reuniones y desencuentros logramos avanzar en el perfeccionamiento del todavía SETRAMUN. Él decía una cosa, yo otra. De manera educada pero firme cada uno buscaba posicionar su visión.

En abril tenemos una reunión entre los entonces participantes en el grupo de trabajo: CESEM, ICMA, SECODAM, Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Vertebra, Consejo Nacional de ONGs (CNO) y Alianza Cívica. En esa reunión sucede un hecho muy importante. Por insistencia de ICMA y CESEM, la SECODAM deja el grupo pues ya no era viable que una instancia del gobierno federal se mantuviese y evaluase la transparencia de los municipios, cuando tenía mucho trabajo por hacer en transparentarse así mismo, entre otras razones. Se había salido con la suya Ricardo.

En esa misma sesión el CCE y el CNO también se bajan del barco y se aprueba seguir con el desarrollo del SETRAMUN al tiempo de buscarle otro nombre acorde con su nuevo perfil ciudadano, pero sobre todo, para alejarlo de SECODAM. Se había acordado también que el liderazgo temporal del grupo estuviese en manos del CESEM, es decir, en Ricardo Jiménez. El plan era presentar públicamente a la iniciativa en mayo de 2002, lo cual no era realista y debía posponerse.

Luego de la reunión, me encontraba confuso y cabizbajo, pues ya no iba a seguir en el desarrollo del SETRAMUN o como se fuese a llamar. Estando en SECODAM mi presencia había llegado a su fin. A los pocos días y en ese mismo mes de abril de 2002, Octavio me invita a trabajar a ICMA y con mucha emoción acepté por varias razones, una de ellas muy obvia; iba a representar a ICMA en este grupo de trabajo.

A partir de ese momento ya pude ver a don Ricardo (como siempre le llamé) “de tú a tú”, dado que ya no representaba a un gobierno sino a una organización civil especializada en gobiernos locales. Sobra decir que nuestra camaradería se reforzó e hicimos un excelente equipo; yo era el de las prisas, pragmático, echado para adelante, el de relaciones públicas. Él era el teórico, el de los discursos “bonitos” cargado de buenos argumentos, quien ponía por delante el tema de la justicia social a través de la rendición de cuentas, el filósofo del grupo.  

Durante los siguientes meses trabajamos duro, se avanzaba pero se retrocedía. Yo desesperaba, don Ricardo alentaba y sustentaba. Don Ricardo también aportaba la cordura y dentro del grupo de cuatro representantes hacia equipo con Mario Rivera (Alianza Cívica), igualmente era “chilango”. En el otro bando estábamos el regiomontano José Ángel Ramón de Vertebra y servidor, de ICMA, los “broncos” y mal hablados del norte.

Poco a poco se definió el nombre actual con su logo, se sumaron organizaciones civiles de Chihuahua, Zacatecas y Morelos, también Locallis de Querétaro, se establecieron reglas básicas internas y comenzamos las evaluaciones con la herramienta CIMTRA-Básico en el otoño-invierno de 2002.

Finalmente, el 23 de mayo de 2003, y ya con Locallis sumado al grupo coordinador, celebramos el primer Foro CIMTRA en la Casa Lamm de Ciudad de México, evento que también sirvió para la presentación pública de este esfuerzo colectivo que tenía más de un año gestándose y afinando su perfil y sus herramientas. Con enorme satisfacción informábamos en nuestra humilde página web del momento que 18 municipios habían sido evaluados, 12 de ellos en Nuevo León gracias a Vertebra, cuyo presidente entonces era don Juan Marcos Giacomán, gran empresario de Monterrey con una amplia conciencia social y con quien Ricardo ya está debatiendo el tema de la transparencia allá arriba.

Muchas otras experiencias operativas pasamos juntos en la conformación del Colectivo CIMTRA, las cuales relaté en un documento que escribí en 2007, pero no me quiero concentrar en eso, sino en algunas experiencias que Ricardo me dejó, más bien, que me dejaste querido y recordado amigo en estos 18 años de conocerte y convivir contigo.

La primera era tu transformación personal que sufrías al terminar la jornada laboral. Si durante ella eras serio y dedicado, luego te volvías una persona alegre con enormes ganas de disfrutar la vida, lo cual siempre lograbas transmitirnos a pesar de los problemas que cada uno teníamos en el momento. Varias fueron las ocasiones en que nos fuimos a tomar unas “chelas” en las cantinas de tu querido Distrito Federal. Me hiciste conocer los tradicionales “sábados Distrito Federal”, ese mundo defeño y chilango que sólo había observado en la televisión desde mi ciudad Saltillo cuando era niño y más joven.

Platicábamos largo y tendido de nuestras vidas, nuestros retos familiares y vida sentimental. Me dabas consejos sustentados en tus años más de vida. Me decías también “Don Jaime”. Todo ello en medio de música de rocola (cuando la había) y botana de las cantinas. En ocasiones rematábamos con una torta o unos tacos. Estábamos conscientes que nuestra amistad personal, a diferencia de la profesional, no era de alimentarla todos los días, sino ocasionalmente, pues cada uno tenía su propio mundo social. Pero cuando nos veíamos lo compartíamos todo.

Recuerdo muy bien marzo de 2010 cuando nos topamos, sin saber que cada uno acudiría, en el Foro Urbano Mundial celebrado en Río de Janeiro. Fue en alguna de sus sesiones por la mañana y acordamos en irnos a disfrutar la noche “como en los viejos tiempos”, y así fue. Hasta tuve que pedirte prestado. No traía suficiente dinero para las chelas. En medio del ambiente brasileño nos hicimos prácticamente dueños de un antro que estaba casi vacío al que le pusimos relajo y alegría, bailando como locos en la pista de baile al son de las canciones que el DJ ponía a nuestra solicitud. Inolvidable. De ese tamaño era tu alegría y ganas por vivir, lo cual compartías. 

En cosas más serias, y sobre el Colectivo CIMTRA, siempre luchaste porque no decayera, por su expansión y por su unidad. Eras tu quien, como coordinador nacional, nos mantenía unidos. Recordándonos que teníamos una obligación por cumplir, por hacer a los gobiernos municipales más transparentes. En nuestras incontables conferencias virtuales del grupo coordinador nos marcabas la agenda de la discusión y nos ponías al corriente de la situación general del Colectivo.

Gracias a tu liderazgo, CIMTRA creció y sensibilizó a muchos amigos, conocidos, ciudadanos y autoridades por años, haciéndoles ver que la rendición de cuentas y transparencia es una aduana obligada para tener mejores gobiernos locales y, por ende, una mejor sociedad. Un mejor México. Tu querida Lulú y tu familia deben estar muy orgullosos de haberte tenido y disfrutado. Por tus logros.

La última reunión virtual que tuvimos con nuestros amigos Pepe, Carlos y mi Tocayo Jaime N. para discutir asuntos del colectivo, fue el martes 25 de febrero. Nunca nos imaginamos que el dolor que sucedía a miles de kilómetros de distancia, pronto lo sufriríamos en CIMTRA, menos así de cercano.

La siguiente reunión virtual ya no la pudimos tener pues caíste enfermo de este maldito virus que tiene asolado al mundo. Al enterarme, el golpe fue tan duro que te derramé una lágrima amigo. Hoy casi lo hago escribiendo estas líneas, pero sí lo hago seguro me dirás tu clásico “Don Jaime, no la muele”. Estoy muy triste, se me ha secado un pedacito de mi corazón.    

Te voy a extrañar amigo, aun cuando últimamente nuestras pláticas eran ya muy ocasionales y limitadas casi al tema de CIMTRA. Me da envidia por los otros que te disfrutaron en los últimos años. Pero nada puedo hacer, salvo recordarte como te mereces. 

La siguiente reunión virtual mensual que tengamos en el grupo coordinador, obvio, ya no será lo mismo. Que enorme hueco has dejado.

Sólo me queda un deseo: que quienes conformamos el Colectivo CIMTRA estemos a tu altura y que siga operando y creciendo tal como siempre luchaste.

Te quiere y extraña JVD.

viernes, marzo 06, 2020

Una semana trabajando todos desde casa; unos ganan otros pierden


Tokio, Japón. – Han pasado ocho días desde que el Primer Ministro Japonés solicitó a todas las escuelas primarias, secundarias y preparatorias suspender clases por un mes y a las empresas permitir que la mayor cantidad posible de sus trabajadores laboren desde casa. Esto para minimizar riesgos de más contagios de coronavirus entre la población.

No todas las escuelas atendieron el llamado, aunque sí una inmensa mayoría. Acá las escuelas operan de manera descentralizada por lo que no necesariamente están obligadas a atender todas las disposiciones emitidas por el gobierno central. Las empresas obvio tienen más libertades para decidir. Pero si se declara estado de emergencia o de excepción, ahí sí todo mundo debe acatar lo que se ordene. Todavía no estamos en esta etapa.

En estos ocho días el panorama en las calles de Tokio es de menor movimiento derivado del coronavirus. Los pasajeros en metro han caído entre 15 y 20%. El comercio ha sufrido caída de ventas, las aerolíneas han anunciado recortes de vuelos, los transeúntes son menos, el turismo chino y coreano (el principal) es prácticamente inexistente, festivales de los cerezos han sido cancelados, los partidos de soccer suspendidos, los de beisbol se juegan a puerta cerrada y un sinfín de demás actividades públicas afectadas.

En millones de familias la dinámica cotidiana obvio también ha cambiado, con efectos negativos más en unas que en otras. Cuando los dos padres trabajan o se es padre / madre soltera y se tienen hijos pequeños o adolescentes, entonces la tensión es mucho mayor, más si tu empleador no permite laborar desde casa. Si faltas, quedas despedido.

En el caso de mío y de mi familia las cosas no han resultado tan negativas más allá de que no gozamos con los espacios “normales” para laborar y que nuestro hijo no toma clases como debe ser. Pero hay que tener presente que nuestra situación no es de las normales y ahora me explico.

Inicio conmigo. Desde 2005 trabajo desde casa por lo que el impacto es mínimo, salvo que extraño en ocasiones el silencio ambiental para concentrarme en ciertos temas. Por ahora debo compartir el espacio con mi esposa e hijo, lo cual genera distracciones y sus actividades propias ruidos, lo que es normal.

Mi esposa, al igual que yo, es empleada de una organización internacional que le permite trabajar desde casa en situaciones de emergencia como en la que estamos. El hecho que no tengamos negocio(s) propios nos quita un gran peso de encima en momentos en que las ventas en una mayoría de comercios e industrias sufren terribles bajas (otras están en boom). Aunque es cierto que sí genera incertidumbre laboral porque nuestras organizaciones venden servicios y en una economía estancada o en decrecimiento nadie de salva.

Respecto de nuestro hijo también somos de los privilegiados. La escuela internacional en la que estudia desempolvó su plan de enseñanza a distancia que precisamente desarrolló para casos de emergencia como en el que estamos. En tres días lo puso en operación y desde el miércoles recibe clases virtuales que le mantiene ocupado una buena parte de la mañana. Mucho ayuda que sea una escuela que posee y aplica herramientas tecnológicas en época de normalidad, un privilegio que pocas se pueden dar, lamentablemente.  Me quito el sombrero ante la escuela, sus directivos, profesores y demás personal por la estupenda labor que están realizando en estos momentos.

Concluyendo diciendo que las crisis afectan a todos (hombres y organizaciones) de diferente manera. A unos más, a otros menos. Algunos incluso salen ganando. En lo general es obvio que habrá muchas afectaciones por el coronavirus, pero también ciertos temas serán favorecidos y por lo tanto habrá ganadores pues crisis generan oportunidades. El teletrabajo es uno de ellos. A partir de ahora muchas empresas lo considerarán como opción laboral seria pues permite reducir, por ejemplo, costos fijos. La enseñanza a distancia será otro tema beneficiado pues reforzará procedimientos y metodologías educativas.   

En unos meses o años tendremos una mejor idea de los impactos de esta crisis global. Pero por ahora hay que enfrentarla y sobrepasarla.

jueves, febrero 27, 2020

Cuando la ansiedad por el coronavirus te alcanza

Tokio, Japón. 28, febrero, 2020 – Las primeras noticias del coronavirus comenzaron a llegar al país a inicios de enero. Algún tipo de virus nuevo y raro se había generado en una ciudad del centro de China que parecía estar al otro lado del mundo, aunque en realidad está a tan solo cuatro horas en avión desde aquí.

De entonces y hasta inicios de este mes, el nuevo virus se seguía viendo distante. Era imposible que llegase a este país, me decía yo. Es uno de los más desarrollados en todos los sentidos y con un sistema de salud potente y generoso, con un gobierno sólido.

Pero el contexto cambió un poco cuando atracó en Yokohama un crucero con pasajeros infectados. Al inicio no pasó de la decena, pero conforme transcurría el tiempo, más pasajeros se contagiaban. Pasaron de las centenas. Un video de un doctor japonés con experiencia en crisis sanitarias se hizo viral al relatar el deficiente manejo del gobierno japonés de la situación al interior del crucero. Las críticas arrecieron a partir de esto.

Otra crisis más. Imagen: Financial Times.
Luego llegó el momento de “liberar” a los pasajeros nacionales y extranjeros “no contagiados” y que habían aprobado la cuarentena. Los extranjeros se fueron directo al aeropuerto para volar a sus países, donde les aplicaron una cuarentena adicional. En cambio, el gobierno japonés decidió no aplicarles tal retiro a sus ciudadanos y los “liberó”. Magno error. A los pocos días varios comenzaron a presentar el virus. Ya era demasiado tarde. Un nuevo frente de batalla se había abierto. 

El otro frente de batalla abierto y peleándose desde un inicio era el de los cientos de miles de turistas chinos que habían llegado al país a turistear a finales de enero e inicios de febrero. Algunos, pocos, ya venían infectados y dejaron su “huella” en taxistas, chóferes y otros prestadores de servicios turísticos. La semilla del ansia había nacido.

Surgían voces de cerrar frontera a los chinos. Un dueño de un restaurante de ramen colocó un anuncio fuera del mismo indicando algo como “no se aceptan chinos”. Parecía la segunda guerra mundial cuando el imperialismo japonés.

Pero cerrar la frontera a los chinos era una opción imposible de adoptar por razones económicas, comerciales y geopolíticas (me puse en los zapatos del gobierno). El daño al país hubiera sido enorme. Imagina por un segundo si México cerrase todo tipo de relación con USA por un virus. Por cierto, USA no lo hizo a México cuando la pandemia del H1V1, aunque obviamente tuvo un efecto negativo fuerte. Recuerdo que en esos días por motivos de trabajo volé de Monterrey a Detroit.  Íbamos siete pasajeros en un avión para 100.

Pasaban los días y luego de la segunda semana de febrero los casos de coronavirus generados ya aquí en Japón por contagio seguían creciendo lento, pero paulatinamente. Ocho a quince en promedio diario. No era tan alto el crecimiento, pensaba, está limitado el contagio. No obstante, la queja de doctores comenzaba a crecer pues el Centro de Salud que realiza pruebas de confirmación les rechazaba su petición de analizar sus posibles casos. ¿Estará midiendo pruebas el gobierno en la cantidad que se debe? Surgen más dudas.

En el transcurso surge como un huracán el coronavirus en Corea del Sur. De inmediato se ve la respuesta contundente de dicho gobierno. Los japoneses comienzan a preguntarse si su gobierno está haciendo lo suficiente. La ansiedad y las preguntas crecen. El Comité Olímpico Internacional comienza a meter una presión disimulada. En las calles un 50%-70% de la gente con máscaras médicas. Empresas comienzan a autorizar el teletrabajo, como la de mi esposa, que ya lleva casi dos semanas en casa trabajando junto a mí (yo estoy en teletrabajo desde 2005 ¡que bendición en momentos así!).

El miércoles pasado por la mañana, antes de mandar a nuestro hijo a la escuela, hay un punto de inflexión. Ella y yo discutimos arduamente sobre si enviarlo o no en el bus. Ella se aferraba al no debido a la desconfianza a su gobierno “mira el contexto”, me decía. Le respondía yo que en esta zona y en la escuela no hay ningún caso. Para no hacer mayor la discusión, cedo. Pero todo el día estoy resentido. Por la tarde el gobernador de Hokkaido suspende clases en todas las escuelas de la prefectura, la más afectada hasta ahora por el coronavirus.

El jueves tampoco va. Otro día resentido. En el transcurso del día surgen más señales de crisis sanitaria. Por la tarde/noche (como 6pm) el Primer Ministro anuncia que a partir del lunes los niños no irán a la escuela por aproximadamente un mes. El viernes por la mañana volvemos a discutir si mandamos a nuestro hijo a la escuela. Yo digo “sí”, ella dice “no”. Gana el “no”. Si ya no ha ido los dos días previos, para que mandarlo en este último. Ya no estoy resentido. 

El ambiente de crisis se consolida. Estamos en otra fase, pero no creo (y espero) lleguemos al nivel de crisis de Wuhan, donde salir a la calle está prohibido. Me pregunto si mi país (México) estará listo para esto. Ojalá sí.

No es el apocalipsis. Entrar en pánico es el peor de los errores en situaciones así. Evitar las "fakenews", que abundan. De alguna manera la vida continuará, pero por unos días será distinta. Por lo pronto, en unas horas más, a media mañana cuando hay menos gente en las calles, hay que ir al súper para surtirse de comestibles extras y seguir trabajando. Por la tarde, salir al parque para no autoalimentarse de ansiedad nociva estando encerrados en casa. El domingo seguro iré a mi paseo ciclista. Eso sí, con máscara.

Al final de todo esto, en unas semanas o meses, el coronavirus (COVID-19 para los científicos) habrá sido una experiencia más de la humanidad. Y deberá prepararse para la siguiente crisis sanitaria, que vendrá.

www.localeando.com @jvillasanad

martes, enero 28, 2020

Seis YouTubers Gravel que debes seguir


Todogravel.com, 28 de enero de 2020
Jaime Villasana Dávila



Los YouTubers están de moda y seguro sigues a varios de tu interés.  Siendo así, la pregunta directa y sin rodeo es ¿sigues o conoces YouTubers Gravel? La respuesta probable será sí, pero ¿conoces a todos? Imposible. Cada día surgen nuevos ¿a los mejores? Mmmm…todo depende.  

Para responder en algo estas preguntas, generar un poco de debate y ampliarte tus opciones, comparto contigo los que, a mi juicio, son los mejores YouTubers Gravel y Semi-Gravel (abordan parcialmente el tema).

Pero antes de ello comparto algunas notas. Primero, tengo poco más de dos años de haber descubierto esta nueva modalidad ciclista. Y digo “nueva” pues el ciclismo de ruta y MTB tienen décadas. Su origen está a discusión pero, según especialistas, apunta a finales de la primera década de este siglo. Hoy está en boom en ciertos países.

Segundo, desde entonces no he parado de ver videos (y páginas, blogs, etc.) sobre gravel, así que ya imaginarás las recomendaciones de videos que YouTube me ofrece. Tercero, hace dos años compré mi primer gravel y en agosto pasado mi segunda (mi MTB está abandonada). De ambas hice review y los encuentras aquí en TodoGravel.com He hecho recorridos gravel, aunque no tanto como quisiera. Ni modo.

Así que, basado en esta breve experiencia gravel te describo los que, por ahora, son los mejores YouTubers Gravel.  

Dustin Klein: desparpajo total

Este gravelista se ubica en el estado de Oregon (USA). Dustin es para mí de los más creativos no sólo en la producción de sus videos, sino también en sus diálogos. Sus comentarios son irónicos, chistosos y desparpajados. Tiene página web donde vende algunos productos para ciclistas. Sus bicicletas son varias, pero la principal es una gravel Bombtrack Hook carbon. Uno de sus slogans es “the ride by the numbers…” con el cual describe distancia, tiempo y altura de sus recorridos. Es un tipo realmente agradable con el que quieres tomarte un par de cervezas. Tiene poco más de 27 mil suscriptores y 186 videos publicados. Lo puedes seguir también en Strava e Instagram, como a todos los siguientes.  

Rides of Japan (Tobias Olfsson): bajar el peso de su gravel, su obsesión

Tal como lo sugiere el nombre de su canal, Tobias es un nórdico (¿Suecia?) que vive en Japón, específicamente en la zona metropolitana de Tokio. Su obsesión es mantener su hermosa gravel Open UP de color azul siempre impecable ,pero sobre todo disminuirle peso, la cual anda ya por los ¡7.5kgs!. Tobias junto con Dustin, son los más creativos y que mejor manejan la cámara, presentando por lo tanto escenas hermosas de los lugares donde pedalean. Incluso Tobias, quien lleva años haciendo videos, usa un dron para filmar, permitiendo mostrar la belleza de Japón. No me pierdo el video semanal que usualmente publica el fin de semana. Tiene ya casi 35 mil suscriptores y su incremento es constate. Si fuese yo director de GCN o BikeRadar lo contrataría de inmediato para sumarlo al equipo de presentadores. Lo puedes seguir en Strava e Instagram.  


Seguir leyendo en TodoGravel.com

99 Spokes te ayuda a elegir tu próxima bicicleta gravel

Por: Jaime Villasana Dávila, 23 de junio 2020 Comprar la primera bicicleta gravel o renovarla genera muchas buenas emociones pero, admitám...